sábado, 8 de octubre de 2016

«LUMINESCENZA» Prólogo.





«LUMINESCENZA» Prólogo. 
Luce estrema...












        ¿Cómo mostrar todo ello simultáneamente, tal y como acontece en la naturaleza? 
        Porque el poeta, menos afortunado que el pintor y el músico, 
        solo dispone de una única línea. 

                                                                                                 ~ Théophile Gautier ~ 












PRÓLOGO



Aún hoy miro atrás perplejo de cómo se fraguó aquella maldita luz en el mismísimo corazón de Londres. Mal que me pese, reconozco que al principio no pasé de mero espectador. Mientras me pavoneaba por el West Side engalanado con mi corbata nueva de seda italiana y pagado de mi mismo, permanecí ciego, sumido en la más feliz de las ignorancias. ¿Qué fue de mis dotes de observación? Estuve torpe y lento, definitivamente el alcohol me resta reflejos. Desde luego, noté algo nuevo en el aire pero apenas intuí un tímido reflejo. Algo así como una aurora boreal callada y sorda, de un intenso cían metálico. Magnética, cegadora y oscura al mismo tiempo. 

Soy un mecenas ocioso aburrido de mi mismo, acaparo todos los vicios inimaginables salvo el opio que me lo reservo para más tarde. Y por qué no decirlo, un amante de todo lo bello, me veo como un enamorado de la vida deseoso de saborearlo todo. Deliro frente una mujer hermosa, me falta el aliento ante una reliquia. Saboreo ese presente que enseguida se convierte en pasado. Adoro el ayer, ese tiempo intenso que se fue y no duró para sinuoso escurrirse entre los granos de arena. Y en mi afán de retenerlos me dedico a captar momentos, colecciono pinturas, litografías y estoy al corriente de las más novedosas técnicas de impresión en escala de grises. Yo mismo manipulé una cámara de la Maison Susses Freres hasta que los vapores de yodo del revelado me dañaron seriamente los bronquios, por lo visto mi nueva afición estaba reñida con la ingestión habitual el güisqui de malta. 

De ahí que me desconcertara tanto que aquella subasta de Christie´s que prometía expectación a partir del lote catorce, despertara mucho antes. Acudimos los de siempre, seres ociosos con cuello almidonado, flor impoluta en el ojal y un hueco vacío en su casa laberíntica. No desprovistos de esa flema tan nuestra fruto del desinterés más absoluto por lo cotidiano. Aguardábamos el lote catorce, una jugosa acuarela de William Turner 'The Blue Rigi: Lake of Lucerne, Sunrise' pintada en 1842 durante el Grand Tour, entretanto nos revolvíamos en la silla hablando de todo y nada sin más pretensión que matar el tiempo. El precio de salida sería de 30.000 libras esterlinas. Se trataba de un paisaje en tonos pastel onírico y aterciopelado calificado en el catálogo como "una de las más grandes acuarelas pintadas por uno de los más grandes acuarelistas". Todo apuntaba a que sería una jornada emocionante de grandes pujas, por supuesto, pero nadie previó entre el público congregado que la tensión en la sala estallaría tan pronto.

Con el lote doce entró a subasta una pila de daguerrotipos ciertamente singular, que no valiosa. En placas sencillas cuya superficie no era de plata pulida sino de cobre plateado. Y sus imágenes, nítidas pero confusas, dejaban mucho que desear. Sin saberse si en la imagen era de día o de noche, negativo y positivo al mismo tiempo, Tendería a pensar que está trucada si bien todo indica que se trata de un original pues la imagen aparece invertida lateralmente como un espejo. Eran obra del naturalista Ernest Haenkel, que firma en el reverso acompañando estas líneas:

Ojalá pudiera plasmar la Gruta Azul y mostraros la misteriosa Cueva de las Maravillas tal como la albergo en mi memoria; creo que quedaríais satisfechos.

Hasta que los daguerrotipos subieron a la palestra, la subasta había transcurrido con normalidad sucediendose los incrementos en las pujas al ritmo habital, nada del otro mundo. Pero con el lote doce, el precio de salida fue rápidamente rebasado por unos ofertantes que se enfrascaron en una tenaz lucha para hacerse con aquella obra semiborrosa de un artista amateur... Del todo inaudito.

- Tres mil, tres mil doscientas libras para el caballero del monóculo ... tres mil quinientas y para usted, señorita ... tres mil ochocientas para la señora del foulard amarillo ... cuatro mil libras para el caballero oriental ...

Los ojos del subastador iban de un extremo al otro de la sala, nunca faltaba una oferta. Hasta que sonó un timbre agudo que silenció toda la estancia.

- Cincuenta mil libras, nueva puja recibida a través del interfono.

De repente, la cifra se disparó y la estancia se sembró de dudas pues para superar esa cantidad los testaferros precisaban de instrucciones. Ni un ruido. Tras una vertiginosa cuenta atrás, el baile de números terminaba en un abrupto. El ambiente era electrizante, las horas se detuvieron al caer el martillo.

- ¡¡¡Adjudicado!!! Lote doce vendido por la suma de cincuenta mil libras a un caballero extranjero que prefiere no desvelar su nombre.

Las voces se apagaron, dando paso a un mar de susurros. Irónicamente, eramos lo más selecto de Londres y parecíamos moscardones. 


- Algún americano inconsciente... Cáspita, menudo golpe de efecto - comentaría el coronel Murphy en tono suspicaz.
- Observe la sala, está consternada. - añadiría Mr. Durham sin el menor aspaviento. - Si ese era su propósito, diría que lo ha conseguido.
- Cosas de nuevo rico, con tal de llamar la atención son capaces de cualquier cosa - confirmé yo antes de aspirar el Cohiva obsequio de un diplomático.
- De ser así, pronto sabremos de quien se trata. - auguró Mrs. Durham apurando su copa de Sherry. - Apostaría uno de mis perros de caza a que se trata de uno de esos petulantes magnates de Boston, fundador de una naviera.
- Yo me inclino por un barón alemán parapetado en su castillo bávaro de hambrientas yedras y enormes caballerizas...
- Mi querida Molly, eres una romántica incurable. Yo me decanto por un tipo corriente, propietario de una fábrica de porcelanas del East End, lo bastante osado como para imitar el acento centroeuropeo de uno de sus proveedores pero carente del aplomo suficiente como para personarse en Christie`s y estar a la altura - argumentó Murphy con elocuencia. 
- En efecto, Murphy. Coincido plenamente con el coronel. Recuerda, Molly, que el burgués piensa como un mercader. Se mueve por interés, solo entiende de beneficios. De modo que pronto se dará a conocer o su gestión habrá sido en balde. 

Pero no ocurrió así, del misterioso pujante jamás se supo. Ni una nota de prensa, ni una mención jocosa en alguno de los Getlemen's Clubs de la calle St.James. Nada. Lo que me dió que pensar... ¿Y si en su sencillez, los daguerrotipos plasmaban algo más? Si Ernest Haenkel, un hombre de ciencia, al describirla se deshizo en elogios, será que La Gruta Azul encierra algo de extraordinario, peculiar de algún modo.

Rememoro aquel día y me vienen a la memoria toda una serie de rostros enjutos. La señorita del foulard amarillo, el caballero del monóculo, el asiático impasible... Todos se conocían. Cruzaron sendas miradas, el asiático atravesó a los otros dos con sus ojos curvos de rabia contenida. Salieron por separado, se reencontraron en el pasillo para desaparecer por la parte trasera del edificio en medio de una intensa bruma de vapor y rayos azules. ¿Cómo? No me lo explico. Cierto, escuché un perro ladrando, a intervalos ahogado por el incansable martilleo de un ensordecedor juego de turbinas que sugería la presencia de una máquina sofisticadísima. Corrí para contemplarla pero para cuando llegué, solo encontré un cubo de la basura desparramado sobre el enlosado y la marca grasienta de unas ruedas de caucho brasileño ridículamente inútiles en un callejón sin salida. Suena a patraña, lo sé. Pero doy fe, existe esa nave. Y cuando la vi se me heló el corazón, pero no nos adelantemos. 

Podéis censurarme. Me consta, seguir a extraños no es propio de caballeros y sin embargo, volvería a hacerlo. Pues doy fe, el Mal existe. Es más, se halla entre nosotros. Por eso les ruego dén credito a mis palabras, solo intento prevenirles. Escribo con el alma, nunca he hablado más en serio. Firmaría esta carta como Sir Graham Chatterfly, frívolo y decadente señor de Minor House de no ser porque me creen muerto y brindo por ello. 

Dios Salve a su Graciosa Majestad.la reina Victoria. Y por ende, al mundo entero. Porque la niebla de cian avanza inexorable. ¡Y qué puedo hacer! Creo que necesito otra copa. Qué el Señor nos asista si en algo aprecia su hermoso vertedero...

Oh, my Lord, he visto las tinieblas.











* Portada de IRENE SARAVIA, mi directora creativa. Contar con su colaboración, un privilegio. 


























  




12 comentarios:

  1. Ya me tienes otra vez enganchada! Ays, ese misterioso pujante...¿Quién sería? Y qué tendra ese lote 12... Nada, nada, enganchadísima otra vez. Encantada de volver cada semana para ver como avanza esta nueva historia.
    Y por cierto, ¡preciosa portada! Mis felicitaciones a Irene Saravia
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quérida Margari, tenerte aquí me honra. Tu entusiasmo me conmueve y me anima a seguir escribiendo.
      Sí, el misterioso pujante dará que hablar y sus razones para ansiar los daguerrotivos.
      Cada semana te esperaré con muchísima ilusión, tus comentarios son una delicia.
      Tras leer tus preciosas palabras, la directora creativa está con el guapo subido, da gusto verla :)

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Vaya como empieza la nueva blogonovela !!! que intringulis, con lo que me gustan jajaja y en Londres un escenario estupendo.
    Me uno a Margari para seguir esta prometedora historia los viernes o el dia que sea.

    Y las portadas cada vez más curradas dale la enhorabuena a la artista de mi parte.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La blogonovela comienza este año en medio de la neblina... El Londres victoriano nos da la bienvenida.
      Esta vez publiqué en sábado, cosillas del directo ;)
      Tanto tu visita como la de Margari me han agradado muchísimo. Menuda acogida tan maravillosa. Ahora ya tengo fuerzas para seguir, necesitaba a Mi Equipo.
      La artista ha escuchado con tus elogios y anda digo trota más feliz que una perdiz, qué bonito reconocimiento.

      Gracias, Rocío. Besos de las dos.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Puesto que conozco tu tono de voz, me parece estar escuchándote cuando leo. Es una impresión subjetiva, pero muy curiosa, porque le da al relato una musicalidad distinta.

    Es un comienzo interesante, el de la puja. Un poco más oscuras quedan las dudas del caballero que narra. ¿A qué se refiere con esa extraña luz, y qué relación guarda con la misteriosa subasta? Ya nos lo irás aclarando, espero.

    Hay cosillas que tienes que repasar. La primera línea está redactada de manera algo confusa. ¡Recuerda que es crítica para enganchar al lector! No puedes fiar todo a tu carisma -para los que te conocemos- o a la magia de la portada de Irene...

    Esta frase tiene un errorcillo: "De ahí que me desconcertara tanto aquella subasta de Christie´s que prometía expectación a partir del lote catorce despertara mucho antes"

    Para mejorar la credibilidad, tampoco mencionaría el hecho de que las libras son "esterlinas". Para un nativo, su moneda no precisa de cualificadores. Son libras y ya está.

    Y por último, dado que la novela augura un mundo steampunk, quizás fuera interesante que esto se reflejara de alguna manera en el prólogo. Nada impactante, sino quizás detallitos que nos dejen ver que este mundo es el mundo que conocemos, y que al mismo tiempo no lo es.

    Disculpa, como siempre, mi exceso crítico. Me ha gustado leerte.

    Besos
    Isma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ismael. Es curioso que asocies el escrito con la forma de leer de su autor. Lo haré a partir de ahora, eso enriquece la lectura.

      He estado muy atenta a tus correcciones, del todo necesarias e intentado solucionarlo con mayor o menor pericia (excepto las libras esterlinas que les tengo especial cariño, son mi pequeña travesura).

      Aprecio muchísimo tus palabras porque a parte de tu talento, veteranía, madurez y buen criterio, hay algo más que te mueve: la honestidad. Y el escritor necesita de opiniones objetivas que no duden en recalcar los fallos que por la euforia o el amor de padres no queremos ver.

      Por eso mil gracias, Ismael, conseguiré pulir el texto con tus premisas. Contigo leyendo, puedo dormir tranquila.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Oh, qué buen comienzo! me coges de improviso y ya está la intriga servida en el prólogo...
    ¿Qué nos depararán las siguientes páginas? estoy deseando saberlo todo, empezando por el por qué se alegra sir Graham de que le crean muerto, siguiendo por el misterioso complot para subir el precio de los daguerrotipos, el significado de esas líneas en su reverso y tantas otras cosas que irán surgiendo...
    Bravo por la portada, es una preciosidad!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esther, estoy satisfechísima con tu visita porque no solo te has enrolado en el equipo lector sino que has constatado todas las incógnitas que pretendía abrir con este prólogo. Así es, Sir Graham nos cuenta la historia desde su escondite, sus enemigos le creen muerto y mientras se lo traguen estará a salvo. Por supuesto, sabe de una trama criminal que surgió a raíz de los daguerrotipos y que intentó desarticular con relativo éxito. Las líneas del reverso te despertaron inquietud y con toda la razón pues denotan la fascinación que llegan a provocar al hombre determinados elementos de la Gruta Azul. Y respecto a la subasta, acertaste. En principio era una farsa estipulada. Hasta que irrumpió el caballero extranjero... Uf, pero esto ya es materia del capítulo siguiente :P

      Gracias, Mª Esther, de corazón. Da gusto escribir para quien sabe apreciar los pequeños detalles y esa, querida amiga, eres tú.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Querida Mere, que buen comienzo de novela!!

    Tenemos protagonista masculino en un ambiente victoriano. En un Londres rodeado de su niebla característica y misteriosa.

    Empezamms en una subasta pero no una subasta cualquiera. Y ese lote 12 me ha intrigado.
    Espero no haber sido la única persona que no sabía que ese tipo de fotografía histórica se llama "daguerrotipo". Me falta leer mucho y más a ti. Tus novelas son muy ricas en vocabulario y son de las que se denominan de calidad literaria. No dejo de aprender cosas contigo ;).
    Veo que esta novela tiene tintes paranormales, verdad?
    El final me ha dado miedo. Me gusta que me provoque eso porque me dan ganas de seguir para averiguar que hay detrás.

    A ver quién es el pujante misterioso que se ha llevado el lote por nada más ni nada menos que 50000 libras esterlinas.

    Nos comentaste que también tendría algo de Steampunk.
    De este género o subgénero no se si recuerdas que leí una trilogía de Félix J. Palma. Así no me pilla de nuevas :).

    Me alegro mucho, Mere. Como ya dije, auguro una obra maestra.

    A por el capítulo uno ahora que tengo la historia fresquita :).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Leo, bienvenida.
      La ambientación y coyuntura que tan genialmente describes, Leo, es precisamente donde quiero ubicar la historia, ojala consiga mantenerme fiel a este propósito.

      Todas esas palabras hermosas y efímeras, tan propias de otra época, son fruto de documentarme aquí y allá, leer nos da alas. E investigar es una de las facetas más apasionantes que conlleva la escritura.
      Sí, tiene tintes paranormales, marca de la casa ;)
      Comprendo que te produzca temor y me encanta :) Esa es la idea, que nos brote la inquietud conscientes de que se está fraguando algo muy serio que se nos escapa.
      Del pujante misterioso, pronto lo identificaremos. Pero no es el único...

      Intentaré darle un toque Steampunk, no sé si lo conseguiré o quedará en trazos sueltos. Claro que me acuerdo de la saga de F.J.Palma, la devoraste... Diría que te gusta este subgénero :) Espero estar a la altura y sino, pues al menos que sea una pequeña incrusión en lo desconocido ;)
      Lo de obra maestra ¡¡¡me lo pido!!! ¿Dónde hay que firmar? :P
      Así que estás completamente sumergida en la historia... Genial. Pues nos reencontramos ahora mismito. Besos.

      Eliminar
  6. Hola, Mere... Me uno al equipo lector... es todo un privilegio
    Me gusta el título de esta novela, y me encanta su cubierta
    Sir Graham se ha presentado de maravilla, se ha dejado conocer, y nos ha sabido explicar todo lo sucedido en esta peculiar subasta
    Para un mecenas que saborea el presente, y que adora el ayer... es muy lógica su afición a coleccionar pinturas, litografías... es darle vida al pasado
    El lote doce ha puesto en marcha muchas especulaciones... pero lo que sabemos, por ahora, es que un caballero extranjero que prefiere no dar su nombre ha pagado cincuenta mil libras... quizás esta Gruta Azul sí que encierra algo extraordinario
    El final me ha parecido impactante con la desaparición de la señorita del foulard, el caballero del monóculo, y el asiático impasible... y esa nave extraña
    A Sir Graham lo creen muerto, y brinda por ello
    Yo brindo por este magnifico comienzo de Luminiscenza
    En cuanto pueda te comento el primer capítulo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mela. ¡Qué alegría más grande! Tenerte aquí, me parece un sueño. Sin la menor duda, el privilegio es mío.

      El título de la novela me costó lo suyo pero creo que por fin lo encontré, es Luminiscente en italiano, en latín sonaba menos inquietante.
      Sir Graham es así, un ególatra comedido. Se mima hasta el descaro, pero sabe que no es el centro del mundo, es un apasionado del presente, del pasado, un enamorado de la vida. Porque la curiosidad le puede y fue ese cosquilleo el que le alertó durante la peculiar subasta. El lote doce dejó de ser el patito feo y "brilló" con luz propia y los pujantes in situ se marcharon con las manos vacías. Cierto, en una nave fuera de tiempo y lugar... Qué gusto, no se te escapa ni un detalle.
      Sir Graham ha fisgado más de la cuenta y terminó siendo un estorbo.
      Yo brindo porque estás aquí, Mela, menudo regalo. Para mi ya han venido los Reyes Magos. Un abrazo.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!