viernes, 31 de marzo de 2017

«LUMINESCENZA» Cap. 13: ·A vista de rapaz".






«LUMINESCENZA» 
Cap 13. "A vista de rapaz"
Fugit wasp...








     
“Las arañas atrapan a las moscas y dejan huír a las avispas
".

Plutarco.                    
                  
              










Cap 12. A vista de rapaz. 


Son días ajetreados, perdemos de vista a Dreyfus que es reclutado por El Magister y queda nuestro espía solo en tierra hostil pendiendo de su propia suerte. Cierto, un niño nos servirá de mensajero y aún así, ,siento pena por él. Ni el rey Lear ni Hamlet merecen pasar por semejante trago y es que Dreyfus está en las peores manos. Mientras, Londres muta, está más viva que nunca con una fuerza renovada. Bajo mis pies noto las burbujas del hervidero. Los londinenses están expectantes, hasta parecen divertidos... Mejor que no sepan que esa fuerza superior que bulle es pura destrucción ni que sus días ya no serán nunca más los mismos. 

Cada tarde ocurre algo inusual, morboso en bajo grado. se suceden pequeños hechos esporádicos que a primera vista parecen no guardar relación entre sí y por lo general, no pasan de meras anécdotas. Para los demás, es cosa del viento, la lluvia, el frío, la niebla... Porque el artífice no deja pistas ni tampoco testigos oculares. Si bien, intuyo que todos ellos están interrelacionados y si se precipitan en cadena es porque obedecen a un plan. Creo que hay mucho más detrás y que tiene qué ver conmigo, pues coincidiendo con la hora y fecha de cada uno de aquellos sucesos "fortuítos" recibo a mi nombre una flamante tarjeta postal. Siento los hilos de El Magister sobre nuestras cabezas, casi puedo verlo y me quiere a mi aplaudiendo. Un ruido penetrante se corresponde con un Nursery rhyme, cada resplandor me regala una contdown song y las lullabies o canciones de cuna sirven, por lo visto, para amenizar cualquier disturbio poco común en la vía pública. Con Itsy-Bytsy Spider una plaga de cucarachas tomaron los muelles, con Toora, Loora, Loora el Támesis rezumaba especias. Con una fuga de agua, Dilly Dilly Lavender's Blue me atronaba en la cabeza. Escuchando All the Pretty Horses tuve noticia de un carro volcado en la vía pública que con sus ochenta libras de remolachas semejaba un charco de sangre. Y por fin, llegó la última y también la más inquietante : Day is done, nada más y nada menos, para más inri acompañada de una exuberante interrogación. 

- Partimos de lo siguiente - trato de ordenar mis ideas. 
1. Los hechos acontecidos forman una cadena metódica de caos incipiente. 
2. Alguien desea que me implique y posiblemente se trata de Fergusson. 
3. El agitador tiene acceso a tarjetas postales que según me han informado, aún no están a la venta por lo que nuestro hombre tiene contactos en la Post Office. 
- Lo que da qué pensar... - se incorpora Chester, por supuesto, sin ser invitado. 
- ¿En qué sentido? Por favor, continúe - le invito oficialmente a mi elucubración malsana. 
- Corren rumores sobre una red de túneles que bajo el nombre de Royal Mail Underground Railway atraviesan el subsuelo de Londres... - le interrumpo, el argumento me resulta demasiado jugoso como para permanecer más tiempo callado y concluyo.  
- De modo que nuestro símpático anarquista podría estar utilizando estos conductos para huir del tumulto sin ser visto... 
- Exactamente - Chester pretende animarme, me ve alicaído, por eso asíente generoso permitiendo que me apunte un tanto que no merezco y yo me dejo mimar. 
- 55 a
El robo de sesenta lechugas en Davis Greig Grocery, una pequeña explosión sulfurosa en los aledaños del pub Ye Old White Horse, un torrente de aguas inusualmente esmeraldas manando a borbotones desde el río Effra hasta las aspas del WindMill a través de las alcantarillas, un polvorín de dinamita estallaba en la estación de Chapham con cinco heridos leves, la desaparición de un pintor callejero de nombre Sam Powland, una columna de humo azul en la pensión que regenta Ursula Loyer en el número 87 de Hackford Road... Brixton, siempre Brixton. Definitivamente, el barrio de Brixton es el anodino escenario de tantas extrañas incidencias, bromas, travesuras, canalladas... Llámenles como se quiera. Detallamos mi colega todo sonrisas y yo los puntos en un mapa metropolitano y aún no formando una figura geométrica definida, sí que concordamos en que todos equidistaban de un lugar común: Las inmensas torres en construcción de The Battersea Power Station. 

Atravieso el puente de Vauxhal, accedo por Angell Town hasta la nueva zona residencial. Camino solo para no despertar sospechas aunque Chester me sigue a cierta distancia. Observo los restos de cada disturbio, desde luego allí nada es lo que parece. Y descubro junto a la oficina postal en el 76 de Landor Rd una rejilla con visagras bien engrasadas que conduce a un estrecho pasadizo de escaleras. Compro dos onzas de pan en la panadería contigua y me miran rato. Diría que el panadero ya lo ha visto antes, algún que otro viandante trasteando en el candado, de repente se escucha un click y el tipo se pierde en la oscuridad... 

En Brixton coexisten casas, descampados, hondonadas y negocios de todos los calibres, es un barrio en transición. Algunas calles emanan prosperidad mientras otras se rindieron hace tiempo. Por eso recorro armado los alrededores, no sé a qué atenerme. Y resulta que acierto de pleno pues el revolver me es clave para salir airoso, Por increíble que parezca, me resuelve el entuerto sin pegar un solo tiro. Y es que no arriesgo la vida, nadie me ataca. El peligro es otro, latente e inmóvil y por desgracia, mucho más real. Un imán superpotente atrae el arma hacia el norte con algún oscuro propósito. Sin duda, se trata de una aleación de itrio y cobalto con más constante de anisotropia magnética que cualquier otro material conocido: YCo5 me inclino a pensar, así es, la conjunción definitiva. . Un enlace químicamente estable ideado por Gus de niño para poder manejar a distancia sus indisciplinados soldaditos de plomo rojo. La misma fórmula con la magneticé la ficha de ajedrez pero esta vez elevada a la enésima potencia

Londres no para, está descosida y ajeno a mis pesquisas, William Turner me busca desesperado. Simultáneamente a mi rastreo, un hombre con atuendo de viaje entraba en estado de shock en el hospital de la British Red Cross para excombatientes, ha dicho llamarse Ben Howart y entre espasmos e incongruencias no hacía sino preguntar por mi buen amigo Turner. Los médicos se disponían a internarlo en el manicomio por culpa de la historia insostenible que logró llegar a hilvanar, piensan que delira. Cierto, la cantinela es tirando a absurda y sin embargo para Turner tiene algo de familiar, algo así como un déjà vú que le cautivó de inmediato. 
Ben les contó que lleva huyendo desde que se apeara del ferrocarril de la Great Western Railway en la estación de Waterloo esta mañana, según afirma fue justo entonces que un ejército uniformado de rojo comenzó a acosarle por tierra, mar y aire a bordo de una nave rocambolesca que en la linde del rió terminó por acorralarle. Y se lo habrían llevado a la fuerza de no ser por la feliz intervención de un ave magnífica de porte majestuoso que le agarró con sus garras de la chaqueta de tweed y alzó el vuelo para minutos después depositarlo delicadamente en el suelo a escasos metros del recién inaugurado Tower Subway. Allí consiguió ocultarse, luego escapar por el túnel subterráneo y así zafarse de sus perseguidores. En cuanto vuelvo a la mansión, Ahwar me pone al corriente, todo es escrupulosamente cierto pues el halcón de Hatchid ha perdido cuatro plumas y aún lleva el sombrero hongo de Wilham enzarzado entre las uñas. 

Lord Wantage nos ha permitido cobijar a Ben Howart bajo tutela de Turner en su casa de campo hasta tu entera recuperación, entonces volverá a Bruce Grove en Tottenham donde administra una linda mansión georgiana que otrora fuera propiedad de su tío Luke Howart, botánico ejemplar y aún mejor avistador de nubes si cabe La casa ha sido asaltada y. precisamente, para dar parte a los abogados del ultraje es por lo que acudía Ben a Londres cuando fue interceptado por los mercenarios, unas ropas tan horteras no pertenecen a ningún país conocido. Esos mismos tipos habían asolado el lugar quemando todos los cuadros de paisajes diurnos que no los nocturos, supongo que por capricho. También arramblaron con todo el material cartográfico anterior al siglo XII. Aunque todo esto es circunstancial, puesto que su verdadero objetivo era hacerse con dos ejemplares, paradógicamente, no demasiado valiosos sin los que no estaban dispuestos a marchar:  La copia manuscrita del "Essay on the Modification of Clouds" escrita por el propio Luke Howart así como "El juego de las nubes" primera edición dedicada obra del mismísimo Johann Wolfgang von Goethe. Por lo que cabría pensar, se debió a una estúpida correría... Pero no porque me consta que el criminal ha dejado deliberadamente su marca sobre la chimenea. En efecto, alguien se ha molestado en colgar un cuadro descatalogado del más firme detractor de Howart que por supuesto, no pertenece a la colección privada del botánico. Por razones obvias, la pintura de Caspar David Friedrich no era objeto de su devoción y no debería estar ahí. En consecuencia, el visitante no deseado trajo el cuadro de forma intencionada en tono provocador. Sin título y manteniendo un encuadre similar al "Caminante ante un mar de niebla" resulta una composición melancólica aún más inquietante que la primera. Esta segunda versión apócrifa refleja una marina tempestuosa y sobre ella, en primer plano, emerge un muchacho de espaldas de rizos rubios alborotados con el viento, hasta aquí coinciden. Pero en este caso, el joven se alza erguido sobre una hierba artificiosamente violeta moteada por pequeños montículos de nieve todo ello coronado por un cielo absolutamente zian, diría que de otro mundo. A su lado, la inmensa pared nos habla adornada con pulidas letras de caligrafía gótica pintada con sangre de chivo:

"Debo rendirme a lo que me rodea, unirme con las nubes 
y con las piedras para ser lo que soy". F. 

- Son palabras del propio Friedrich - apunta Chester 
- ¿Entonces pudo hacerlo él? - pregunto ingenuo de mí. 
- Imposible - le imploro otra respuesta - Por Dios, Graham. ¡Por supuesto que no! 
- ¿Cómo puedes estar tan seguro? - insisto en un desesperado intento por desligar a Gus de este escabroso incidente. 
- Porque el pobre diablo lleva treinta años muerto. ¿Qué tal como argumento?  
- Comprendo - no hay nada más que hablar -. Adiós a mi culpable ideal, habría sido de lo más socorrido. 

Una vez despojado de mis últimas salvas, no me queda otra que rendirme a la evidencia y sin poder mirarle a los ojos, afirmo en dirección a Chester: 

- Esos rizos los he visto antes, mucho antes. 
- No puede ser, si el pintor es centroeuropeo... 
- Créeme, los reconocería en cualquier parte. 
- ¿Aunque pasaran veinte años? Mira que el cuadro se pintó hace tiempo. 
- Encaja igualmente.. 
- ¿De qué conoces al ricitos? ¿Algún amante despechado? 
- El primero - respiro hondo, me tomo mi tiempo... 
-  ¿Quién? Necesito un nombre. No te hagas más el interesante, Graham, eso no va contigo. 
. (...) - de veras, no puedo. 
- Vamos. ¡Desembucha! - Chester me amenaza con enmarcarme el cuadro de Friedrich en la cabeza y no lo permitiré. 
- !Alto! - a pesar de todo, el retrato es un recuerdo y lo quiero para mi. 
- Mira que se me acaba la paciencia, Graham, no me pongas a prueba... 
"Lo tienes en mente y si firma con F, no miente". ¿Te gustan los acertijos? 

Solo es una confesión a medias y aún así, me cuesta horrores. 









* Portada de IRENE SARAVIA, mi directora creativa. Contar con su colaboración, un privilegio.






12 comentarios:

  1. Querida Mere,

    Parece que la situación es algo delicada. A mí también me da pena Drayfus. No sólo él, ¡todos los londinenses están en peligro! Me temo que cuando se den cuenta de lo que pasa será demasiado tarde.

    Curioso es intrigante son las postales que ha ido recibido Graham si no me equivoco. Todas relacionadas con canciones de cuna, al menos las que he reconocido y que a su vez parecen estar relacionados con ciertos eventos más bien desagradables. Leer lo de la plaga de cucarachas ha hecho que de un saltito en la silla. Aunque lo que más me ha hecho cavilar, es que todos los lugares sea equidistantes de un punto común: Las inmensas torres en construcción de The Battersea Power Station.

    ¿Coincidencia? ¿Casualidad? ¡No lo creo!


    El pobre Graham por mucho que intente autoengañarse no va a hacer desaparecer el hecho de que Gus y Ferguson son la misma persona. Yo al menos estoy cada vez más convencida.

    Cada vez queda menos para que todo sea desvelado.

    ¡Muy bien Mere!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Leo. Por una parte, Dreyfus, en la boca del lobo. Y simultáneamente, el caos y la maldad se van adueñando poco a poco de la ciudad y en ambos casos, para cuando se den cuenta, me temo que ya no habrá vuelta atrás.
      Me alegra muchísimo que repararas en las nanas, en apariencia inocentes, que llevan un aviso inherente, sobre todo la última...
      Lo siento por las plagas y demás, aposté fuerte a riesgo de daros repelús.
      También diste con la ubicación clave: The Battersea Power Station. Hoy estás superinspirada, amiga mía (^◡^ ) Y supones bien, es pura CAUSAlidad.
      Justo, para el pobre Graham saber de Gus ha sido un golpe fatal... Creo que intentará confirmarlo. Ejem, lo sé de buena tinta (¬‿¬)
      Gracias, Leo, de corazón. Besitos.

      Eliminar
  2. Pues sí, Dreyfus está en las peores manos... Y los pobres londinenses sin saber lo que les espera... Pero tengo que reconocer que voy a tener que leer otra vez el capítulo que he leído lo de las plagas de cucarachas, y éstas me ponen muy nerviosa... Vamos, que me dan una mezcla de miedo y asquito que no puedo con ellas, tengo que reconocerlo. Así que ha sido visionar esta plaga y me ha dado una cosita por el cuerpo. Ahora en un ratito más tranquila vuelvo a leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari. Dreyfus no sé si es consciente del peligro que corre. Y Londres está siendo objeto de una serie de percances catastróficos que componen una cadena cada vez más destructiva... Qué mal rollo ◉ᴥ◉
      Siento el impacto cucarachero, Margari, espero que te repongas pronto, prueba con un chupito 🍸🌟🍺
      Claro, tómate tu tiempo pero eso sí, reponte del todo ¿vale? Que por tu parte, te espera un mes de aupa y yo, egoista de mí, te necesito en forma para luchar contra El Magister (̶◉͛‿◉̶)

      Un saludo ninja, de guerrera a guerrera ᕙ(`▿´)ᕗ Besitos.

      Eliminar
    2. Si el problema es que he venido con un chupito de más... Pero sin problemas, que aquí estaremos dispuestas para la lucha!
      Besotes!!!

      Eliminar
    3. Dí que sí, Margari. ¡De fiesta! qué es domingo (✿◠‿◠)
      Cuento contigo. ¡Estupenda noticia! Pues ya sabes, ten siempre a mano la estrella Shuriken 🌟 y en guardia ᕙ(`▿´)ᕗ
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  3. Hola, Mere... No sé si a Dreyfus no le acabará costando muy caro estar espiando a El Magister
    Creo que es mejor que los habitantes de Londres no sepan lo que, en realidad, está ocurriendo... Si cundiera el pánico solo podrían ocurrir más desgracias
    Fergusson está jugando con Graham y, por ahora, se está divirtiendo... Pero lo que creo que más desea es que Graham se implique
    Seguro que esa red de túneles que atraviesa el subsuelo de Londres le está viniendo muy bien a El Magister
    Me temo que esas inmensas torres en construcción corren peligro
    ¿Quién va a creer a Ben Howart? Lo que cuenta es increíble... y menos mal que el halcón de Hatchid ha acudido en su auxilio
    Graham ha recordado a los soldaditos de plomo de Gus... Todo apunta a Gus, pero Graham quisiera encontrar a otro culpable
    Todavía no puede reconocer abiertamente que sospecha de Gus
    Muy buen capítulo, Mere... Muy bien documentado, muy bien narrado
    Adelante, y a por El Magister ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mela. Dreyfus está haciendose pasar por un psicópata para ganarse la confianza de El Magister. ¿Y ahora qué? Le encargará verdaderas barbaridades... Y si renuncia... No quiero ni pensarlo. 🔫
      Estoy contigo, Mela, si Londres supiera lo que se está fraguando reinaría la desesperación.
      Desde luego, Fergusson provoca divertido a Graham y aguarda expectante su reacción.
      Los túneles subterráneos so y serán vitales para El Magister. Y sobre La Battersea Power Station, ellas son el propio peligro.☠
      Ben Howart ha tenido mucha suerte, se ha librado de milagro de una muerte segura. Menos mal que el halcón de Hatchid sobrevuela los cielos de Londres.
      En efecto, hay muchas coincidencias entre Fergusson y Gus, todo apunta a que son la misma persona y Graham, leal a su amigo, se resiste a creerlo.
      Al pobre, el corazón le dice un cosa y el cerebro otra y no sabe quien escuchar para actuar en consecuencia.
      Gracias, Mela, esto me da fuerzas. No le dejaré escapar, prometido ✍
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Otro capítulo super interesante! Day is done.
    Estoy expectante por lo que pasará... esas muestras tan dispares de caos callejero y las postales coincidentes dan mucho que pensar...sobre todo viendo que la oficina postal está al lado de la rejilla y la panadería-tapadera tiene espía incluído que lleva a lo más alto...de la trama!
    No sé si mirar hacia abajo, a los pasadizos subterráneos o avistar nubes mientras pueda...porque lo veo todo muy, pero que muy negro ;-) cuántos peligros más están por llegar!!
    Por si acaso el jueves que viene (digo, el viernes) no pasaré cerca de Brixton, el radio de acción de las torres es imprevisible!
    Uff, esto está al rojo vivo!! y tu novela me atrae magnéticamente, será porque su autora sabe escribir Magisterlmente!
    eFectivamente ;-) me gustan los acertijos!
    Muchos besos y enhorabuena Mere!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mª Esther, el caos callejero representa los primeros coletazos y las postales, la firma del artista que a ojos de Graham no quiere pasar desapercibido.
      Haces bien en mirar arriba-abajo-delanteydetrás porque el mal se fragua en todas partes.
      Harás bien en no pasar por Brixton aunque honestamente, creo que no estarás a salvo en ninguna parte.
      Tu entusiasmo es para mí un gran regalo, Mª Esther, me motiva a seguir con mucha ilusión. Gracias a ti, amiga, por leer tan Magistralmente.
      Ya veo que los acertijos 😵 en eFecto, te Fascinan 🔮

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muchas catástrofes juntas no sé si Graham conseguirá dar con la clave antes de que suceda algo más fuerte, aunque a mí con la plaga de cucarachas habría salido corriendo de Londres.
    A ver qué sucede en el próximo capítulo que la blogonovela esta que arde. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Rocío, ha comenzado la cuenta atrás y el propio Graham duda si será capaz de reaccionar a tiempo.
      Gracias, amiga mía. Un beso.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!