viernes, 28 de abril de 2017

«LUMINESCENZA» Cap 16. "De inquietante belleza".




«LUMINESCENZA» 
Cap 16. "De inquietante belleza".
Rupes Nigra...






     "La devoción, como el fuego, siempre sube hacia arriba".

                                                                                          Zoroastro.                     
                  
              







Cap 16. De inquietante belleza.  



El Gran Día amanece soleado, aunque late la amenaza... Las sombras de las casas, de un verde metálico, se proyectan sobre el pavimento más largas que de costumbre. Por suerte, los londinenses deambulan sin reparar ni el reflejo en los charcos del cielo estridente ni en la luz cegadora que perfila los tejados. Nadie parece percatarse de lo inusual salvo perros, ratas y gatos callejeros que huyen en estampida. Ahora Londres es el reino de las cucarachas, avanza el cieno a orillas del Támesis y los ibis negros de Hermópolis y la necrópolis de Saqqara sobrevuelan Saint Paul en círculos. 

Disponemos de poco tiempo y sin rumbo fijo. Vamos contrarreloj, de modo que decidimos actuar según un plan alocado y suicida a falta de ideas mejores. Por que no hay nada qué perder y, en contraste, hay tanto en juego que merece la pena intentarlo. Por eso, vuelo en una nave estrafalaria con todas las comodidades bebiendo champagne con los ojos vendados. Tranquilos, no soy prisionero de El Magister. Muy al contrario, me cité con él voluntariamente. Tras hacernos ciertas confidencias, ahora simpatizo con su causa. Te lo suplico, no me juzgues.  Ya estamos cerca, pues vibra el imán que llevo en el bolsillo. Apuro mi copa, me cosquillean las burbujas en la garganta y brindo por la carta que le envié antiayer y de inmediato me abrirá las puertas de la BatterSea Power Station: 



Londres, a 19 de diciembre de 1870. 

Estimado Freidrich. ¿O debería llamarle Fergus? Me dirijo a usted con toda mi admiración dado que estoy al corriente de su historia. Así es, conozco el estrecho lazo de amistad que mantuvo durante meses con mi querido primo Gustav así como su mutuo interés por el sueño Luminiscente. 

Por todo lo cual y en consideración al afecto y atención que le prodigó usted y que ni su padre ni yo supimos otorgarle en sus últimos días, me gustaría ser testigo presencial de todo cuanto ha de venir y, en honor a la memoria de Gus, contemplarlo en toda su magnificencia.  
Aguardo expectante una invitación en firme, por pérdida común que nos une y ansioso por mostraros mi devoto reconocimiento..  

                   Saludos cordiales, Lord Graham.



  ЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖЖ                                      



Descendemos... Ahora sí, hemos llegado. Aún con la venda anudada, avanzo a tientas por el pasillo. A mi alrededor se escuchan chirridos, martilleos, péndulos, sierras, relojes, zumbidos. Anya me lo advirtió: "A tus oídos será, como atravesar un campo de minas." Piso prudente la losa, titubeo. Tras los saludos de rigor, demasiado informales para mi gusto, comienzo en compañía de Fergus un tour por las instalaciones. Mi nuevo mejor amigo ha optado por tutearme y siento pánico escénico. Una vez en La Casa de Fieras no sé si reír o llorar, me hallo inmerso en otro mundo, un sucedáneo húmedo y desabrido. 

- ¿Qué opinas de mi pequeña selva, Graham? 
- Diría que falta algo... - el jardín tiene un tono monócromo en medio de un crisol de verdes blanquecinos, igual que si un duende travieso le hubiera escondido los colores o un viento gélido hubiera arrasado el arcoirís,
- Tu cerebro es la traba, la lógica te tiene confundido. En cuanto se te dilaten las pupilas, a través de la inmensa tela de araña que mantiene la humedad idónea, percibirás al detalle un millar de matices... 
- Además, está desierto. Oh no... - por un instante, creo adivinar varios pares de ojos entre las cortinas de ramas fantasmagóricas. 
De mirar con perspectiva, reconocerías reminiscencias de vida ahí dentro. 
- No hay nada ni nadie. El receptáculo está vacío. Por otra parte... ¿Quién podría sobrevivir en la más absoluta penumbra? 
- En Mi Noche, todos los gatos son albinos - Fergus sonríe, al parecer se trata de un jocoso chiste que a mí me resulta ajeno y no termino de encontrarle la gracia.  

Entonces me explica haciendo gala de una paciencia infinita, cómo se desencadenarán los futuros acontecimientos. Primero, los astros se alienarán, el cielo se oscurecerá, su aurora se expandirá y entonces, soltará a las bestias. Yo le escucho, me limito a asentir y aquí sigo alentando a un loco. 

A continuación asistimos al experimento de Anathole,. ha diseñado un artefacto gigantesco dentro de una naves de altos techos. Me presentan al científico, está exultante. Le pregunto si colaboró Dreyfus en su construcción, me contesta con evasivas. Enseguida sé que le delató pues leo vergüenza en sus ojos. 

- Sobre una base de madera, colocamos estos dos enormes discos de aluminio de ocho toneladas cada uno - su voz es clara y jovial, diría que ha hecho de esta máquina la razón de su vida, es evidente que disfruta con esto.  
- Sigue hablando en plural - exclamo para provocarle pero Anathole se resigna a callar penitente - Deduzco de tus palabras que se trata de un éxito compartido... - añado consciente de que a este nuevo envite no se podrá resisitr.  
- Dreyfus fue un buen ayudante - por fin salta debatiéndose entre el bien y el mal, el inventor es un mar de dudas. 
- Hace doce días vertimos seiscientos litros de mercurio entre ambos discos - insiste en tener presente a Dreyfus, es como si necesitara fustigarse. - Posteriormente, aplicamos a la estructura una corriente eléctrica de cuarenta millones de kilovoltios y setenta mil megamperios como detonante y el mecanismo respondió satisfactoriamente. 
- En consecuencia, el mercurio comenzó a girar alrededor de los discos. ¿No es así? - aportó modestamente en un intento por comprender.
- Correcto. Este movimiento centrípeto ocurre en virtud de las leyes de la conductivilidad y se desarrolla ¡a una velocidad vertiginosa! - asume en sus carnes cada uno de los pasos dados, con su pena y con su gloria. 
- Ya veo... - la visión de esta obra faraónica sin precedentes me entusiasma y acongoja al mismo tiempo. Sé lo que significa, perfección. También lo que conlleva, pura catástrofe. 

En verdad es espléndida, de otra era y tan extraordinariamente novedosa que raya en lo imposible. Definitivamente, Anathole es un genio. Si bien, mi impresión se ve empañada por un temor creciente... 

- ¿Y cuál será su utilidad? - Anathole me ignora y mi cuestión queda flotando en el aire. 
- En cuanto subamos la potencia a 1,50 gigavatios y abramos las compuertas del techo, el campo magnético tomará el cielo y es entonces cuando obrará maravillas - El Magister toma el relevo dispuesto a exhibir su creación. 
- ¿Y después? - alimento su ego, necesito conocer los detalles.  
- Para ti no habrá después - Que yo sobreviva no es una opción, en este aspecto Fergus se reafirma contundente. - Me temo que es una decisión inegociable. 

En adelante, se muestra hostil evidenciando que no creyó ni quiso creer en mi supuesta camaradería ni por un momento -. Aún así, te confiaré mis planes. Por Gus. De estar aquí, seguro que hoy me preferiría a mi y correría a mi lado. Tú no le mereces. 

Está claro, Fergus me odia, siente por mí unos celos enfermizos que lleva macerando más de veinte años. Mientras Friedrich se desvivía por Gus en el sanatorio, nunca logró suplantarme.. A pesar de que le fallé, su corazón me perteneció hasta su último aliento. ¿Y cómo le correspondí yo? Abandonándole a su suerte. Fergus tiene razón, yo no le merezco.

- Por fin, comprenderá que yo y solo yo he seguido tus pasos. Mientras despilfarrabas tu vida, yo creía en él y en su Noche Eterna - Fergus anuncia pletórico y su proclama certera me hiere con el azote de un latigazo. 
- Como el nocturno de este cuadro tan extraño, no había visto nada igual... 
- Lo firma un tal Vincent.- apunta Anathole que sigue ajustando la máquina. 
- Es obra de un pintor holandés que estuvo merodeando hace poco por las inmediaciones. Se alojó en Brixton por un tiempo y el ocaso era una de sus composiciones fetiche. Además, concibe La Noche Estrellada como yo. Mírala bien, mágica y terrible. 

Observo por un   el firmamento y compruebo que se está haciendo de noche por segundos... Y al perder protagonismo el sol, comienzan a despuntar timidamente las mismas estrellas del cuadro. Ahí está nustra luna, hoy nueva por lo que solo se perfila su sombra oronda y oscura. También brilla el lucero del alba, Venus. Y Titán, la luna de Júpiter. Así como Júpiter con sus satélites galileanos: Ío, Europa, Ganímedes y Calisto... Lo que habría disfrutado Gustav ante tal espectáculo, recreando lo imposible, el más bello e inquietante retrato de la penumbra. 

- ¿Qué está pasando? - presiento lo peor. 
- Pronto habrá un eclipse solar total y mi Apparatus Borealis acentuará y perpetuará sus efectos. ¿Has viajado al norte alguna vez? En el invierno polar, la aurora boreal domina el todo y no hay paraje más hermoso... - El Magister se crece, ya asoma el mecenas de la barbarie.
- ...ni más esperpéntico - condena Anathole con la mirada fija en el suelo. 
- Según las enseñanzas del Inventio Fortunato, existe un Gran Polo Norte Magnético y yo puedo incrementar su poder. 
- ¿Afectaría a Londres? 
- Pero Graham...¡Por quién me tomas! Caray, te creía más imaginativo... - Fergus me desconcierta hasta el punto que creo vislumbrar al inocente Friedrich artífice de una broma pesada... 

- Los londinenses sois tan ignorantes, siempre creyéndoos el ombligo del mundo. ¿De veras crees que solo por Londres me tomaría tantas molestias? Por favor... - es hábil con la palabra, 

Acto seguido, toma aquel libro enigmático entre sus manos y me lo tiende abierto por una de sus páginas. Y héte ahí que en el mapa del Rupes Nigra se plasma un remolino gigante que parece estar apunto de cobrar vida, lo que supera con creces mis aciagas expectativas pues su efecto debastador abarcaría los cinco continentes. 

¿Es el torbellino que gira? ¿O soy yo, que me mareo? 
Miro afuera, el viento arrecia. Aún es mediodía y anochece por momentos. 






* Portada de IRENE SARAVIA, mi directora creativa. Contar con su colaboración, un privilegio.

11 comentarios:

  1. Hola, Mere... Parece mentira que, en un día soleado, vaya a suceder algo malo
    Veo muy normal que los londinenses no se estén dando cuenta de la amenaza que va creciendo... los animales intuyen el peligro mucho antes que las personas
    Pues la verdad es que, por falta de tiempo, el plan de Graham sí me parece alocado y suicida... entiendo la gravedad del asunto, y que el reloj juega en su contra
    Veo a un Anathole muy satisfecho con su obra faraónica... y a El Magister deseando esa Noche Eterna para los cinco continentes... Una noche eterna significaría el fin del mundo
    Fergusson no ha creído en la camaradería de Graham... además de tenerle unos celos enfermizos desde hace demasiados años
    La verdad es que estoy viendo un futuro muy negro para Graham
    No sé como piensas ayudarle... o si lo vas a dejar en manos de estos dos locos
    Y es muy cierto que todas las novelas no tienen un final feliz
    En fin, solo puedo añadir que me ha parecido un capítulo admirable por su complejidad... toda la novela está siendo admirable
    Continuo expectante a ver por donde sales ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mela, desde luego resulta irónico que un sol radiante pueda traer tanta desgracia. Creo que sí, es natural que los londinenses no reparen en esos detalles a primera vista sin importancia. Y mejor así, de lo contrario la ciudad entera entraría en pánico.
      En efecto, el plan de Graham es una auténtica locura. Hacerse pasar por ferviente admirador... ¡Meterse en la boca del lobo! Pero sabe que entre los deseos de Fergus está deslumbrarle con su osadía. Aunque parece olvidar que también le odia a muerte...
      Anathole está satisfecho como científico, no tanto como ser humano y esa dualidad le trae de cabeza.
      La Noche Eterna significaría el fin del mundo "tal como lo conocemos".
      En efecto, Fergus no ha creído una palabra. Y aún así, le quiere cerca. Para lucirse y también, tenerle vigilado.
      Graham está en una situación difícil y como bien dices, yo poco puedo hacer por él. Pero, por suerte, hay otras personas de su entorno con más posibilidades que una servidora ;)

      La verdad es que sí, Mela, estos últimos capítulos me están resultando difíciles. Pero claro, hay que completar el círculo. Muchas gracias por los ánimos, Mela, me reconfortan muchísimo. Intentaré culminar la historia lo mejor que pueda. Un besazo.

      Eliminar
  2. Llegó el Día ahh! pero tiene que haber algo, algún "antídoto" para librar al mundo de esa noche eterna ¿dónde está Anya y la jadarita? ¿o también corre inminente peligro de ser atraída como un imán por el campo magnético? ese torbellino no me lo esperaba! claro que si el mercurio del Apparatus de Anathole ha estado teniendo fugas de mercurio quizá haya esperanza de que eso no suceda y las criaturas del jardín en penumbra que quiere soltar no campen a sus anchas por el cielo (sólo las cucarachas por el suelo, qué consuelo XD!) alguna libélula vendría bien para iluminar el eclipse, no crees?
    La venganza de los celos va a ser catastrofergúsica!! y no tengo ni remota idea de qué puede pasar...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Esther. Así es, nos pilló el día D. Y tú y yo... ¡Con estos pelos! :) Como tú, ruego porque encuentren el modo de neutralizar a El Magister y que a la hora de la verdad resulte suficiente... Ojalá que sí.
      Te adelanto Ahwar y Anya no se han rendido, algo intentarán ospero que con éxito. En efecto, el jardín luminiscente está preparado y el Apparatus Borealis cargando potencia...
      Te prometo que alguien sobrevivirá al apocalípsis catastrofergusico... Naturalmente, las cucharachas :D

      Gracias, Mª Esther, por tu imaginación que más de una vez me ha guiado por el buen camino. Un luminisbeso.

      Eliminar
  3. Loco y valiente el plan de Graham! Pero espero que tenga preparado también un plan b, porque lo veo un poco difícil. Y espero que en ese plan b tenga algo de ayuda, porque no creo que Graham pueda solo con todo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Margari, una auténtica locura. Pero el tiempo corre en su contra y no ve otra salida.
      Desde luego, vienen tiempos difíciles. Intentaremos que no se despisten sus amigos y cuando surja el peligro, le cubran las espaldas.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Que comienzo y que final para el capitulo vamos a ser testigos junto a Graham de la locura de El Magister. Voy a por el siguiente capitulo que esto está de lo mas interesante.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto me ha encantado como has introducido La noche estrellada en la historia.

      Eliminar
    2. Sí, este ha resultado un capítulo de estructura bastante redonda. Hay veces que lo ves :)
      * La noche estrellada es como un sueño que, de tan bello, raya en el delirio.

      Besos.

      Eliminar
  5. Querida Mere,
    Siento el retraso pero ya sabes que se me dan bien los maratones. Así tengo fresca la historia y no pierdo el hilo.
    ¡Parece que vuelvo en el momento más crucial!
    Está casi todo listo y como no hagan todo lo posible por evitarlo van a sufrir "la noche eterna".
    Graham se ha arriesgado demasiado. El Magister no tiene un pelo de tonto, pero está tan cerca de su objetivo y tan seguro de que será una realidad que le da lo mismo.

    Una mente tan enfermiza no puede comparar ni mezclar una obra maestra "la noche estrellada" de Van Gogh con sus delirios de poder.
    Supongo que el que pintara este óleo desde la ventana del cuarto del sanatorio donde estuvo recluido hacia el final de su vida no será una coincidencia!!

    Qué bien has entrelazado las dos historias. ¡Me ha encantado!

    Buena narradora y buena investigadora. El cóctel perfecto ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Leo. Bienvenida. Así es, la Noche Eterna es la gran amenaza. Graham se arriesga mucho, por suerte El Magister lo quiere vivo.
      Por desgracia, La noche estrellada representa para El Magister la plenitud de su objetivo. Aquel lo pintaría Vincent en Francia y yo fantaseo con la idea de que pintó otras noches de estrellas anteriores, en concreto en 1870 durante su verídica visita a Inglaterra.
      Gracias, Leo, te confieso que me está costando bastante ensamblarlo todo pero ahí andamos.
      Disfruto muchísimo investigando, se nota ¿no? ;)
      Un besazo.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!