viernes, 5 de mayo de 2017

«LUMINESCENZA» Cap 17. "Sombras épicas".




«LUMINESCENZA» 
Cap 17. "Sombras épicas".
Bellus epicurius ...






     "La desgracia de los sabios es mejor que la prosperidad de los necios.".

                                                                                          Epicuro.                     
                  
              







Cap 17. Sombras épicas 



Fergus se abre la chaqueta, temo que saque un arma blanca y me enseña un reloj de bolsillo de treinta y ocho pulgadas de diámetro, cincuenta de alto y dos de grosor y una cantidad abrumadora de funciones, unas tradicionales y otras innovadoras, que muestra su esfera lacada y un amplio catálogo de calibres, medidor de hora y segundos, cronógrafos, calendarios perpetuos y anuales, repeticiones de minutos, tourbillones. Y por si eso fuera poco, constan los calendarios gregoriano, hebreo y financiero. También un mapa estelar con las constelaciones visibles desde Londres con indicadores de las estaciones del año, de los equinoccios, de los solsticios y de los signos del Zodíaco. Parámetros del amanecer, de la puesta del sol, de la duración del día y de la duración de la noche. El sonido de las campanas de Westminster y un repetidor de carrusel con la misma melodía que el Big Ben de Londres. 

- Hermoso Cannon Pinion, perfecto Balanced Spring... Ambas piezas, pulidas por el propio Aaron Lufkin Dennison, supongo. Creado por la casa de relojes Dennison Wathch Case Co. de Birmingham. ¿Me equivoco? 
- Un craso error, Graham. ¿Por qué iba a ser británico? Lástima que vuestro exquisito mundo resulte, a la postre, tan pequeño.
- Ampliaré tus miras. A simple vista, podría ser un magnífico Madrestch y Biel suizo o un Boudin francés o un Aichi Tokei Denki japonés de Nagoya pero si observas bien la rueda cinco convendrás conmigo en que no puede ser otro que un reloj de bolsillo producido por un pequeño taller de marca SAXONIA de Dresde-Gruna y Seidnitz. Tanto el singular grado de inclinación del eje para una rueda de treinta y tres dientes como la impecable soldadura en plata constituyen por sí solos dos detalles inconfundibles.
- Por no hablar del sello en el reverso. Concretamente, una figura envuelta en mantos provista de corona, báculo e incrustado en el pecho, un ostensible corazón invertido... Resulta enigmática. Exhala poderío. 
- Es único, por su complejidad y exclusivo acabado no guarda parangón con cualquier otro modelo existente. Fue fabricado en el taller del anciano Johanes Koltzsh por encargo de su hijo Albrecht y diseñado especialmente para mí. 
- Entiendo - y en efecto, aquel objeto maraviglioso me resulta muy revelador pues entre líneas me habla de su pasado... Y puesto que el prusiano acento de Fergus, de joven Friedrich,  bien podría ser sajón, insisto en ubicar a aquel muchacho esquivo en un tiempo y un lugar: ¿Quién será ese tal Albrecht Koltzsch que le otorga un trato tan especial? ¿Y qué lazo les une? Y ya puestos... ¿Será joyero de Dresde en la Baja Sajonia como su padre?
- Espero que estas mismas cuestiones intriguen a Anya, Ahwar y Chester que escuchan nuestra conversación mediante dos pequeños altavoces con forma de cornucopia que sirven de adorno a mis dos gemelos. 

Le tengo de frente, en verdad es un tipo amanerado, complejo, falso y retorcido. Remontándonos a su juventud, podríamos dar con algún hecho significativo que forjara su mente perversa... O hacernos eco de alguna profunda debilidad... Para analizar la naturaleza criminal es preciso conocer bien al individuo.  

Definitivamente, está orgulloso de su regalo. Aunque si ensalza ante mi semejante joya no es solo para presumir, me temo. Hay algo más... ¡Y tengo que saberlo!

- Lo siento, no lo encuentro tan especial - le provoco, atacando abiertamente su vanidad. 
- Compadezco tu falta de conocimientos, está claro que no eres un entendido - disimula aunque por su mandíbula en tensión, sé que le he herido de veras. 
- ¿Acaso actúa como pluviómetro, termómetro, barómetro? En Reino Unido, es de rigor estar al corriente de las condiciones metereológicas. 
- Por Dios, Graham - dudo si se refiere a Jesucristo o a Yahvé -. Con este milagro de la mecánica, controlaré cada paso crucial del eclipse total y todos sus estragos -. Necesita reafirmarse compartiendo con nosotros sus planes... Perfecto. 
- Un eclipse solar total previsto para hoy, jueves, veintidós de diciembre de mil ochocientos setenta... Tanto cuento, para esto. Como diría Dreyfus, admirador de Shakespeare: Nada nuevo en Dinamarca - Me interrumpe un suspiro, un martillazo contundente, una lluvia chiribitas y un fugaz olor a quemado. 
- ¿Algún percance, Anathole? - El Magister valora los posibles daños. 
- En absoluto. Todo transcurre sin novedad, Maestro - Pero su voz refleja pánico, parece inseguro y titubea, me pregunto qué estará tramando... 

Y retomo mi plática para dar tiempo a Anathole a recomponerse y de paso, encolerizar un poco más a El Magister. 

- El eclipse solar más antiguo del que existe constancia sucedió en China el 22 de octubre del año 2137 a. C., los astrónomos Hsi y Ho no supieron predecirlo a tiempo y aún así no se acabó el mundo.  En el 709 a. C. se avistó otro en China, en el 332 a.C. el escenario fue Babilonia. Y no fue para tanto. ¡La vida sigue! El más reciente ocurrió el 18 de julio de 1860 contemplado en su apogeo desde la India, tanto en Bengala como en Darjeeling o Calcuta. Y el imperio continua floreciendo tanto en Bengala como en Darjeeing o la bella Calcuta - me la juego, restándole importancia al evento. 
- Me infravaloras, Graham. En esta ocasión, será el fin. 
- ¿De verdad creías que asustaría por un simple apagón? No soy supersticioso. Esto no es Babel, no somos víctima de un castigo divino. 
- Casi siento pena por ti... ¡Serás iluso! 
- La soberbia te ciega, Freidrich, Tomarme a mi por un inculto... ¡ - para desatar su rabia, me hago el ofendido y prosigo contrariándole -. Ten por sentado que la oscuridad pasará y volverá la luz. En breve, tendrá lugar un fenómeno cósmico tan natural como extraordinario, ni más ni menos - aguardo su reacción que espero sea violenta... 
- ¡Paparruchas! - mi incredulidad le exaspera y golpea la mesa con el puño. 

Solo ese oye el runrún de las máquinas mientras El Magister piensa qué puede hacer para impresionarme... Siento un miedo atroz que no le confesaré de ninguna forma. 

- Te recuerdo, Graham, que tenemos una partida de ajedrez pendiente... ¿La retomamos? 
- Se agradece, que el tiempo corre esta mañana tan despacio... Amenicemos pues, la tediosa espera - de nuevo le solivianto con mi frivolidad y aunque aparenta hacer caso omiso, le encrespo.  
- Como ves, no será una partida tradicional... 
- Mejor así. Por favor, sorpréndeme. A decir verdad, no esperaba menos. Obviamente, me siento muy honrado. Empecemos cuánto antes que ambos tenemos que atender otro ineludible compromiso - me esmero en parecer impaciente por la debacle.
- ¡Cómo pudiste olvidar el desenlace de Dreyfus! Reconoce que te sorprendí. Su caída, mi primer golpe de efecto
- ¡No frivolices con la muerte de un hombre! - tanto esforzarme en enojarle y es él quien en una sola observación consigue sacarme de mis casillas. 
- Frivolizar con la muerte... ¿Yo? Nada más lejos de mi intención. ¡Qué poco me conoces! Es más, me tomo la muerte muy en serio, la muerte da sentido a mi vida  - sus palabras tienen muchas lecturas, a cual más desconcertante y esa sonrisa macabra que le acompaña, ciertamente me acongoja.  

Sobre la mesa, Chong deposita un peculiar tablero de cuadrícula bicolor con los ángulos contorneados en nácar y ébano debido a un antojo de la casa de Saboya en el Principado del Piamonte por suavizar las esquinas. Curvas en vez de abruptos, ondas livianas de confección exquisita. Da miedo acariciarlo pues es una reliquia, también porque sobre él están dispuestas cuatro filas de fichas de márfil, dotadas con la morfología propia de insectos y otras criaturas épicas diurnas y nocturnas. Naturalmente, opto por las blancas, muevo un halcón en honor a Hatchid y su fiel criatura. Solo agarrarla, en el rostro de El Magister descubro su contrariedad. Creo que he acertado, me siento eufórico. Y disfruto de mi osadía-hasta que mi rival toma el relevo y desplaza un murciélago alado con corona en la cabeza. En consecuencia, Chong abre la escotilla del techo liberando toda una bandada de murciélagos flying fox, los célebres zorros voladores que consideraba un mito y están aquí y ahora ¡a cientos! 

- Te presento a mi escuadrón aéreo compuesto por ocho mil Pteropus jubatus criados en libertad dentro de las cuevas luminiscentes de Salerno. Míralos bien, son auténticos carniceros y liderados por the Crowned Bat en breve dominarán los cielos. "Adelante, volad y desatad el terror." 

Es justo entonces que comprendo, mi némesis y yo nos enfrentamos al juego de la guerra más antiguo del mundo. Más que una partida, Fergus me propone enfrascarnos en la madre de todas las batallas. Utilizará malas artes, cada movimiento suyo será sangriento... Así y con todo, ganará el mejor estratega. 








* Portada de IRENE SARAVIA, mi directora creativa. Contar con su colaboración, un privilegio.



12 comentarios:

  1. Hola, Mere... El reloj de bolsillo de Fergus es único por su complejidad y exclusivo acabado... Se nota lo muy orgulloso que está Fegus de este reloj, y de que haya sido diseñado solo y únicamente para él
    Yo creo que Fergus es retorcido, muy retorcido... y desalmado
    Cierto es que su comportamiento actual pueda ser debido a una niñez y adolescencia indeseables
    Graham demuestra arrestos provocando a Fergus... es la forma de hacerle hablar y conocer sus planes inmediatos
    Imagino a Anya, Ahwar y Chester escuchando, con mucha atención, esta conversación
    Me ha parecido que Anathole trama algo... tal vez no está tan de acuerdo con El Magister
    Graham consigue exasperar a Fergus... pero también se siente muy mal, dolido, cuando Fergus frivoliza con la muerte de Dreyfus
    "La muerte da sentido a mi vida"... esta es una frase escalofriante... es posible que la muerte de Gus dé sentido a la vida de El Magister... quizás. a partir de ahí, cualquier otra muerte da sentido a su existencia
    Desde luego que van a jugar una partida de ajedrez nada tradicional
    No me gustan nada las piezas... esos insectos, y las criaturas épicas diurnas y nocturnas
    Sí me ha gustado el halcón de Hatchid
    Pero cuando Chong ha liberado a cientos de murciélagos... he sentido un grandísimo horror
    Un eclipse solar que Fergus pretende que sea total... La madre de todas las batallas que ganará el mejor estratega
    Pues deseo que sea Graham ese mejor estratega
    Magnífico capítulo, Mere... Me dejas sin palabras que puedan expresar todo lo que siento después de leerte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mela. El reloj es único y Fergus está muy satisfecho no solo de tenerlo sino de quien se lo ha regalado. Está claro que tuvo una gran relación con la familia Koltzsch y en concreto, con Albrecht. Quizás sea relevante dicha amistad o no, en cualquier caso constituye una pista para saber de Friedrich, ojalá que Anya, Ahwar y Chester estén avispados y tiren del hilo, podrían descubrir muchas cosas.
      En efecto, Mela, has calado a Fergus. Es justo eso, complicado y retorcido, de ahí que busque la admiración de Graham a pesar de que le odie. Y el otro calificativo, también un acierto. Es la descripción exacta: un tipo desalmado. Creo que es un ególatra consumado y ve el mundo distorsionado desde su trono de presunción y soberbia.
      Eso mismo, Graham intenta desconcertarle y de paso, tirarle de la lengua porque nada puedes hacer contra un extraño pero todo cambia si conoces sus flancos débiles.
      Tanto Graham como a Anathole llevan mal la muerte de Dreyfus, ambos se sienten en parte culpables y les duele que Fergus se vanaglorie de haberlo eliminado. De ahí, que en un impulso, Anathole `propicie un sabotaje, ahora falta que tenga agallas para terminar lo que ha empezado...
      Desde luego, creo que Fergus se familiarizó con la muerte desde muy niño y no le supone un escollo. Es más, diría que matar le provoca una enorme sensación de poder.
      La partida de ajedrez es más real de lo que cabría esperar. Las piezas negras son aterradoras de por sí, máxime si se corresponden con fieras oscuras en poder de El Magister. Por las mismas, el halcón de Hatchid está sobrevolando Londres :)
      Los Pteropus jubatus se manejan a sus anchas por la oscuridad y son grandes depredadores...
      Yo también espero que Graham y cía logren truncar los planes de Fergus, ese genocida chiflado es capaz de lo peor.
      Gracias, Mela, me está costando culminar la historia pero con palabras tan afables 🌻 el esfuerzo se ve recompensado ☀️
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Desconcertante!...ese reloj tan minuciosamente fabricado y provisto de tantísimas funciones y su origen y el porqué fué diseñado en exclusiva para Fergus...pero voy a ser incrédula como Graham... ¿un reloj-por buenísimo que sea- no se imanta y descacharra si está tan cerca del campo electromágnético tan potente como parece que había por ahí..? ó...¿y si Anathole va y ..."chongg" se "confunde" de bichejos a propósito en el último momento ;-)? no, no, no se puede acabar tan rápido ni el mundo ¡ni la novela! espero que la batalla también sea épicamente larga, que me esta gustando mucho! jeje
    Por cierto, estoy cayendo en la cuenta (aunque no sé si tendrá algo que ver) que la ficha de ajedrez de murciélago dices que tiene corona y yo diría...en su posición habitual el corazón invertido...como esa figura del sello...
    Ah, me ha sorprendido mucho los altavoces cornucopia de los gemelos de Graham!! a ver si esos tres tienen buen oído y les ha llegado algo de la conversación...
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mª Esther. Sobre la desmagnetización del reloj has estado muy avispada. Por desgracia para Graham, no ocurrirá tan rotundamente como cabe esperar, en el próximo capítulo sabrás por qué.
      También has reparado en la maniobra de Anathole que, rabioso por lo irónico que se muestra El Magister respecto a la muerte del pobre Dreyfus, decide actuar en consecuencia...
      Para tu tranquilidad, te diré, que no va a resultar nada fácil detener a El Magister.
      Pues algo de eso hay, la figura del sello va a dar que hablar...
      Te confieso, Mª Esther, que yo no conocía la palabra "cornucopia" hasta que te la leí a ti en una receta del blog. Los gemelos son muy modernos para la época pero en el Steam Punk se puede tomar uno estas libertades ;)
      Sí, yo también espero que Chester y las dos señoritas A estén muy atentos a lo que allí se habla... Pues El Magister busca desesperada notoriedad y la soberbia mueve vertiginosamente los labios... Qué largue, qué largue. Ji,ji.
      Un besazo.

      Eliminar
    2. Qué bien estar sobre la pista...más o menos atinadamente...y también que te acuerdes de esa receta de la cornucopia :) Tómate todas las licencias artísticas que quieras, que para eso eres la autora y el steam punk es libre como el viento.
      Ah, pues hay muchas A iniciales...aparte de Anya y Ahwar, también están Albretch y Anathole.
      Y la figura del sello me tiene muy despistada, lo mismo el corazón no es lo que parece.
      Besos!

      Eliminar
    3. Eres tan perspicaz, Mª Esther, que ojalá estuvieras con ellos. La cornucopia se me quedó grabada y mira por donde emergió de repente. Las licencias, aparte del capricho en sí al que no me puedo resistir, es para salir del atolladero. '¡Tengo que salvar a estos chicos como sea! Haré malavares con la química, predistigitación con la alquimia para mantenerlos a salvo.
      Sobre las "A"s y la figura del sello... Ambos, datos muy valiosos.
      Pronto se esclarecerá... ji,ji.
      Gracias por tu dedicación, un beso.

      Eliminar
  3. Espero que Graham sea un buen jugador de ajedrez, porque de esta partida van a depender muchas cosas. Como también va a depender mucho que Anya, Ahwar y Chester hayan escuchado bien la conversación y hayan sacado sus propias y acertadas conclusiones. Espero no tener que lamentar ninguna muerte más. Y me alegro de no tener que jugar yo esa partida, que con los insectos no me llevo muy bien. Y no imagino el grito que hubiera pegado con esos murciélagos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari. Sí, Graham es un buen ajedrecista. Lo malo es que las fichas de El Magister son muy poderosas, cuenta con todo un ejército de las tinieblas. Yo también espero que el intercomunicador que ha inventado Chester funcione bien en ambos sentidos. Ellos deben unir las piezas del puzle y avanzar en la figura de El Magister y sus puntos flacos. Te prometo que no morirán muchos pero alguna baja habrá, es inevitable. Te entiendo, Margari, Dios me libre de verme envuelta en semejante partida. En mi caso, porque me abruma tanta responsabilidad. Y creo que, como a ti, trajinar con murciélagos tampoco me habría incentivado mucho ;) Por suerte, podemos contemplarlo desde el otro lado de la barrera, sin despeinarnos y con refresquito y todo :)
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Sin duda hay alguna clave en ese elaborado reloj que tanto enseña el Magister seguro que los compañeros de Graham descubren algo interesante sobre el.

    Mientras Anathole tiene problemas con su invento el Magister y Graham juegan su particular y decisiva partida de ajedrez.

    A ver como se desarrollan los acontecimientos porque de momento la cosa no pinta muy bien.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío, el reloj es relevante ya que toda la operación la controla El Magister por medio del reloj con precisión exacta. También porque, sabiendo quien lo fabricó por encargo, podemos conocer detalles de la vida de Fergus.
      Anathole sigue al tanto de la máquina, sin embargo es El Magister quien va dando cada una de las órdenes.
      Por ahora, Fergus controla el cielo y, si nadie lo remedia, en breve se hará el dueño del mundo. Un mundo, por lo demás, debastado. Menudo panorama...

      Un beso

      Eliminar
  5. Querida Mere,

    Menudo reloj le ha mostrado El Magister a Graham. Complejo, exclusivo y perfecto.
    Graham juega bastante bien sus cartas de provocación para sacarle más detalles de sus planes. Sabe que su soberbia le puede.
    Sin embargo, al frivolizar Fergus con la dramática muerte de Drayfus, es él quien termina de los nervios.
    El comienzo de la partida de ajedrez tampoco ayuda a calmarlos. Se trata como bien dices, de la madre de las batallas. Veremos quién sale vencedor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reloj es chulísimo, lástima que sirva a planes perversos.
      Sí, Graham está chinchando a El Magister por todos los flancos a fin de descubrir sus puntos débiles. Arriesga convencido de que en un impulso no le va a matar, de lo contrario ya lo habría hecho antes.
      La mención socarrona sobre Dreyfus le ha dolido. Ahora ambos están encendidos y solo habrá un ganador.

      Un beso.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!