martes, 14 de enero de 2014

JUEGO: Peligro en la Guarida




ATENCIÓN, te prevengo: Colin y Justin son LOS ASALTACASAS y andan por ahí sueltos sin atender a razones con una profética misión: entrar en las casas de sus víctimas como verdaderos atracadores. CUIDADO, son metódicos, minuniosos. También impulsivos y viscerales. ¿Asesinos en serie? Bueno, por lo que yo sé todavía no han matado a nadie. Ojo al dato, este es su MODUS OPERANDI: Te detectan ¿cómo? Tienen topos ¡por todas partes! Entran en tu casa, estudian el terreno. Examinan el lugar con una sola obsesión: eliminar de raíz el caos y cualquier signo de debilidad que te delate. Colin McAllister y Justin Ryan son una pareja de diseñadores escoceses que viven juntos en Glasgow. Ahora recorren Canadá en busca de todos esos hogares desastrosos donde los bártulos campan a sus anchas sin, al parecer, estorbar a nadie. ¿Angeles o demonios? Uf, estos chicos tienen mucho peligro. Incansables justicieros, impenitentes, demoledores... Adiestrados para borrar tiempos mejores y peores. Fueron muchos los que ya cayeron en sus redes. Su hambre es atroz, tremenda su boracidad. Y lo peor... ¡se acercan! Su próximo destino ¿? es una incógnita.





SUS MÁS RECIENTES VÍCTIMAS Nombres: Katherine y Max. Delito: COLECCIONISMO SIN CONTROL Escena del Crimen: Muchos trastos estúpidos. Cierto, a Katherine y Max no les conozco. Sin embargo, me puse en su lugar porque ¡somos almas gemelas! Comparto con ellos esa compulsiva obsesión por guardarlo todo. Bueno, casi todo. Que a la caja de Telepizza no le hago precisamente un monumento. Y es que desprenderse de los recuerdos es muy doloroso. Katherine llevaba años acumulando decenas bolitas de nieve, de esas que pones boca abajo y caen despacio copitos blancos cobre los paisajes en miniatura de Viena, Andújar o Copacabana. Una aquí, otra allá... su casa entera era ¡una auténtica borrasca! Más y más nieve, precisamente en Canadá... Puro masoquismo. Tendrá que desprenderse de ellas, pero ¿está preparada?


"Home Heist" Los Asaltacasas
video


Y me da por pensar, si entraran un día en MI CASA ¿qué pasaría? Si esto es la cueva de Ali-baba... lo tirarían TODO. Cómo explicarles que son reliquias, huellas de mi siete vidas anteriores. Lo confieso, tengo demasiado apego a las cosas, como una conexión nostálgica. Guardo billetes de metro de Lisboa con la entrada del museo de títeres, el posavasos de un pub australiano con cocodriles y máscaras africanas por las paredes y una tarjeta del restaurante hindú que quedose pegada al papel de plata de la chocolatina con sabor a jengibre que todavía conserva ese toque especiado junto con los dibujos de los niños, la etiqueta de ese abrigo que nunca devolveré porque le falta un botón, las plumas azules de algún disfraz, el pendiente desparejado que aguarda a su media naranja, todos esos vidrios redondeados por el mar que parecían piedras preciosas, las piedras de colores, un pedazo de azulejo, mis preciadas conchas en espiral con sus intrincados laberintos, revistas de viajes trasnochadas, folletos doblados en acordeón de aquel musical, un puñado de semillas, figuritas mancas o guillotinadas haciendo equilibrios sobre el aparador, siete números de teléfonos sin nombre, fotos sin fechas, aquel sello que llegó de Singapur, postales de día, postales de noche, relojes dormidos, otros con la hora de Sidney o del Senegal, llaves sin cerradura, candelabros sin velas... ¿para qué? Pues vaya pregunta... Para que yo los palpe, los roce, los vea. Ya, son cosas absurdas, pero cuando las tengo en mis manos ¡revivo! Me dicen quien fui, quien soy. Son parte de mi y no puedo perderlas.

Las horas no se detienen y de vuelta a Canadá, en casa de Katherine el ATAQUE es INMINENTE: Llega la artillería pesada. Carpinteros, pintores toman aquel hogar y le roban su identidad ¿¿¿por qué??? Y a partir de ahí, todo es terror y desguace. Martillean tabiques, derriban paredes sin ningún tipo de remordimientos ni compasión. ¿Qué le pasa a esa gente? ¿acaso no tienen corazón? Comienza la reforma y la víctima, amnésica, calla a la espera de un hogar minimalista que nos convierte en clones.

Colin y Justin vendrán a por mí, estoy segura. Lo sé, darán conmigo más pronto o más tarde. Pero algo juega a mi favor: EL FACTOR TIEMPO. Aún están lejos, de Canadá hasta aquí hay un buen trecho y ¡un montón de hogares saturados de objetos inútiles! por el camino. He de reaccionar, tengo dos opciones: Comienzo a tirar cosas... o sigo acumulando recuerdos ¿? Qué coño, se trata de mi hogar. Y si mi marido traga ¡también les convenceré a ellos!

Pero si se corre la voz y LOS TRASTOS SE PONEN EN GUARDIA como le pasó a Alaska en la cocina o de repente COBRAN VIDA como le ocurriera en la cabaña del lago al bueno de George Harrison...  Y si todos esos bártulos ¿me devoran viva? Correré el riesgo.


* JUEGO: Peligro en la Guarida 
Observa atentamente el VÍDEO:
De todos los objetos se mueven por la habitación... 
¿cuál amenaza +seriamente la integridad de George?
SORPRÉNDEME y te regalo ¿qué tal 1 de mis baratijas?



32 comentarios:

  1. jajajajjajaaj Mere que alegría verte de nuevo por aquí, conozco a esos dos individuos, no los dejes entrar, transforman todo lo que tocan, tiran tus cosas, ese sofá que te gusta, las mantitas de colores, todooooooooooooooooooooooooo
    De todas formas creo que están un poco lejos, y que no llegaran a nuestras casas, yo no quiero que me tiren mis cajitas, mi colección de gatos, mis recuerdos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré alerta, por si se acercan. Y ojo tu también. La primera que los vea avisa ¿vale?
      Nos tirarán nuestras cosas, Lidia, daremos guerra :) Bss

      Eliminar
  2. Yo que me he visto casi todos los episodios de Colin y Justin y he puesto a parir a los canadienses por su dudoso gusto me pongo en la situación que dices y le cambio la cerradura al piso si o si. Con la de veces que he escuchado la canción de George Harrison y no he visto nunca el video. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colin y Justin son únicos y realmente geniales, les cedo mi casa hoy mismo para que hagan maravillas con ella pero con una condición: Mis cosas... ¡ni tocarlas! si quiera.
      George Harrison era un gran tipo, jovial y pacífico con un aire de filosofía oriental que lo invadía todo. Me gustan mucho sus canciones y este vídeo es maravilloso.
      Gracias Rocío, por unirte al bando de los buenos :) Sobreviviremos con nuestros cachivaches, ya verás. Un beso

      Eliminar
  3. El vídeo no podías haberlo escogido mejor, te he imaginado en medio de ese ambiente festivo, guitarra en mano, por unos instantes eras un Georgina mucho más grácil y estilosa ¡dónde va a parar! pero debería andarse con ojo en eso numeritos con salto :)
    Ahora me planteo... si vienen esos señores rompe esencias, clonizadores de Canadá ¿empezarán por el norte, por el centro o por el sur? ¿de cuánto tiempo dispongo? Lo reconozco, tengo una aprendiza de Diógenes dentro de mi que lo guarda todo dentro de casa :) A veces, en un arrebatado gesto liberador de los espacios hago un hueco pero lo mío, es de lo tuyo, el posavasos de la conchinchina a buen recaudo. Hasta la rebelión de los enseres!!!
    Un beso
    PD: Me alegra leerte ¡más, más! palmas palmitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La casa de George es genial, me encantaría tambalearme ahí dentro. Eso sí, la acrobacia la dejamos para otra vida. Y ese nombre... Desde que vi de niña la serie victoriana "Arriba, abajo" (Upstairs, downstairs) tengo fijación con ese nombre, así, que "Georgina" suna bien ¿eh? ¡me lo quedo!
      Somos como hormiguitas, Marilú, acumulamos pedazos de nuestra vida entera... Mi Tesoooro. Hasta comprendo al pobre Golum ¡no renunciemos a eso!
      Cuento contigo, Marilú, llegarán en cualquier momento. ¡Alerta! ¿eh? Tú vigila la costa, que yo registro el aeropuerto :) Good luck!! Bss

      Eliminar
  4. Mere a Justin y Colin los llamo paa dar una refriega a mi casa, anda que si se llevan a la Churri y los churumbeles?

    Lo peor es que se llevarían mis múltiples cuadros, los libros apretujados en estanterías y encima de mesas, mi sofá unipersonal e instransferible mis colecciones de sellos y multitud de diapositivas y fotografías de mis años de vagabundeo por esos campos del diablo.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Defiende esos sellos, los cuadros y las fotos ¡con tu vida! Sau, no dejes que te roben tus viajes ¡a ningún precio!
      Puedes con ellos, R. Y si se complica la cosa, me avisas que les arreo con la fregona :D Bss.

      Eliminar
  5. A mí me da qeu si entran en mi casa les da un yuyu... jajajajjajajajaja me tirarían a mí la primera nada más verme, por ser la más caótica mujer "rara" especímen "extraño" que se queda ante ellos y les diría: Señores hagan lo que quieran porque ni yo soy capaz de volver a poner orden en este espacio jajajajajajajajjajajajaja mis colecciones quedaron todas por ahí escondidas, sí, eso es lo más curioso tengo colecciones (varias, algunas... buenooooooooooooo muchas) empezadas algunas y sin terminar todas... jajajajaja que hagan lo que quieran pero me niego a mirar, ME NIEGO ROTUNDAMENTE!!!!

    Lo único que puede pasar es que yo, aprovechando esos momentos de incertidumbre y limpieza haga mutis y me escape, no sé a Marte quizás ahora que han abierto el concurso y prometen que no te volverán a traer... Quien sabe, igual me punto en secreto..

    Qué bueno que has vuelto con tu humor de siempre!!!

    BESITOSSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo nuestras casas son puros gabinetes de curiosidades. Después de ver lo que guardamos, seguro que les da por medirnos el cráneo en busca de alguna anomalía. Y ¡no la encontrarán! porque lo que realmente pasa es que ¡¡¡estamos vivas!
      ¿Ves? Ya estoy de buen humor :) Bueno, como Coti con su canción: "Yo nunca me rindo, al menos por hoy"
      Gracias, FG. Quédate tu en casa y mándalos a ellos a marte, que allí no hay nada que ordenar... ¡qué pesadilla! :) Bss

      Eliminar
  6. Para mí, el libro, que me da que es un diccionario con las letras a punto de salir directas al rostro del cantante. ¡Menos mal que se cierran rápido las tapas! (Me pido una pluma azul y una fotografía sin fecha).

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bravo, ¡¡¡mi primer concursante!!! Con que el diccionario ¿eh? Y al bueno de George le da un atracón de letras. SUENA REALMENTE BIEN.
      Y la petición de baratijas, muy acertada :D Bss

      Eliminar
  7. Y yo que no he visto nunca ese programa del que habláis! Lo desconozco por completo, pero mi niego a que entre nadie en mi casa a tirarme mis cachivaches, que yo los tengo ordenados dentro de mi desorden hombre!
    Besos Mere y bienvenida de nuevo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Laura, somos un equipo y te protegeremos. Comprendo perfectamente lo que dices, el orden caótico es el mejor de todos :)
      Gracias por la bienvenida, un placer estar de vuelta. Bss

      Eliminar
  8. Hola Mere... encantada de volver a leerte
    Collin y Justin no me asustan, me gustan... no parecen tan peligrosos ;-)
    Yo no colecciono sin control... no creo que asalten mi casa... pero si vienen, no me importa... que la vacíen
    Me temo que, aunque estén en Canadá, sí van a ir a tu casa y te van a dar un disgusto muy serio... jajaja
    George Harrison está, muy tranquilo, cantando... pero van a su casa, fijo ;-)
    El loro no es un objeto... pero es quien más lo amenaza... los loros son muy listos y aprenden rápido... pronto cantará mejor que él
    Me he divertido
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es natural que te gusten esos chicos, lo cierto es que son (ahora que no nos oye nadie) absolutamente encantadores. Como no sientes temor de que vengan a por ti,.. Claro, así es fácil decirlo.
      Tengo planes de defensa, cuando vengan les recibiré como reyes con el mejor té chai que hayan probado en su vida y me perdonarán la vida.
      George Harrison tiene sus propios recursos, conoce el pensamiento oriental y en cuanto lleguen los hipnotiza guitarra en mano con una melodía hipnótica.
      Con que el loro ¿eh¿? Interesante elección, a mi ese bicho me da mucho yuyu... Gracias por concursar, qué valiente :) Bss

      Eliminar
    2. Eso es porque no conoces al loro de mis padres... siempre está cantando, hablando y riéndose... es muy, muy simpático
      Mis padres se lo pasan de maravilla con él
      Besos

      Eliminar
    3. Los loros me encantan, pero me da tanta penita verlos dentro de una jaula que me cuesta creer que estén agusto..
      El loro de tus padres veo que es todo un personaje... Me encanta que se hagan mutua compañía. Eso es más que una mascota, mucho más, es un amigo. Bss

      Eliminar
  9. Jejej que he tenido que buscar de qué me estabas hablando porque no tenía ni ideaaaaaaaaaaa jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos tíos muy simpáticos, en un universo paralelo (o sea, con la casa ordenada) me los quedaría de vecinos :) Bss

      Eliminar
  10. Los asalta-casas me los he papado bien, hace unos meses, pero bueno generalmente los programas suelen ser bastante parecidos y llegó un momento que me cansaron. Lo que si me parecía aberrante es que sacasen los objetos de las casas que iban a decorar para exhibirlas en publico jajaja y encima los guarretes se llevaban lo peor de lo peor!
    Estos fines de semana me comi los renoveitors no se si la has visto ( es un programa australiano) bueno perdona como siempre me fui por los cerros de ubeda y sin mayúsculas

    ---------

    como objeto peligroso... el reloj tal vez
    no sé
    me he puesto a bailar y el suelo de mi casa casi me tumba jaaaaaaa
    besos y menuda entrada triunfal
    como siempre genial
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el principio del programa siempre resulta un poco humillante... Claro, es el precio que tienes que pagar para que te pongan casa nueva y a ellos les compense el show.
      Los renoveitors no los conozco aún, además me apasiona la mentalidad australiana... Manos a la obra, daré con ellos.
      Tienes razón, CoTé, ese reloj definitivamente tiene alma homicida... Ojo con el bailoteo, no te choques con las esquinas :D Bss

      Eliminar
  11. jajajaja que bueno!!! Apuesto por el oso alfombra, que se le va acercando poco a poco mientras el libro lo acorrala.
    Si van a por ti yo te defiendo con mi colección de brujas. Oye, que algunas tienen un tamaño considerable y como arma arrojadiza seguro que sirven. Sí, en mi casa también se hacen el agosto y lo que tú dices: Si los tuyos están a bien con ese coleccionismo impulsivo ¿de que van estos dos? Minimalismo, no gracias, que luego la casa parece un catalogo de muebles.
    Me han gustado tus objetos de valor jejeje. Ahí le has dao: ¡recuerdos!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese oso está al acecho, Nesa ¿y los colmillos? Además está cansado de que lo pisoteen... ¡qué miedo!
      Con tus brujas y mis abanicos estamos armadas hasta los dientes. No nos pillarán de improviso.
      Nuestra casa, como el catálogo de Ikea... Ni hablar, me sale sarpullido ¡solo de pensarlo!
      Todos tenemos un montón de tesoros, solo hay que guardarlos :) Bss

      Eliminar
  12. no conocía al pareja infernal, ahora ya estoy prevenida, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Elena, pues quédate con sus caras. Y los ves por ahí, haz señales de humo. Bss

      Eliminar
  13. Gracias por poner la foto, que no conocía de nada a esta pareja. Ahora que les conozco y les pongo cara, estaré atenta por si acercan por aquí para cerrar mi puerta a cal y canto. Porque como entren en mi casa... Si también soy de las que lo guarda todo: dibujos de mi infancia, cromos, esos regalitos que nos hacíamos las amigas en clase, entradas de cine, de teatro, folletos, servilletas... Todo aquello que me recuerda felices momentos en mi vida y que no quiero que por nada del mundo me quiten. Que hay algo de mí en ellos y algo de la persona o personas con las que compartí esos momentos.
    Y tiene tela, pero la de veces que he escuchado esta canción, que me encanta y nunca había visto el video. Aunque tengo que confesar que lo he visto así así... Que escuchar los primeros acordes de esta canción y ponerme a brincar es inmediato... Porque a lo que yo hago no se le puede llamar bailar... Pero qué me gusta!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu colección de recuerdos es asombrosa, Margari. Rebosa magia, no la pierdas nunca.
      No es culpa tuya, resulta inevitable. Escuchar esta estupenda canción de George Harrison (hoy no pongo el nombre de la canción, que la lío ;) implica moverse, invita a trotar incluso. Solo espero que estés en casa porque liarse a brincos en la oficina... poco conveniente :) Bss

      Eliminar
  14. TE SERÉ SINCERO:

    Ando un poco sin tiempo para la blogos (pero tranqui, que es por una causa tan excelente como feliz, jajajajajaja...)

    Pero pasaré mañana a leer tu entrada con detenimiento, y eso es seguro.

    Un besazo!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No problem, más aún si es por una buena causa. Por suerte, no me van los protocolos. Ven cuando puedas, Valaf, está es tu casa. Bss

      Eliminar
  15. Jajajajajajajajaja!!! Qué risa! Intento tener mi casa ordenada pero con estos dos sueltos por ahí voy a poner más atención no se me vayan a colar el día menos pensado.

    De los objetos del video musical creo que los más peligrosos son las espadas cruzadas que están justo encima de la chimenea. Aunque cuando ha dado la voltereta a punto ha estado de comerse la lámpara del techo. Ya me ha hecho dudar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten tu casa como quieras, Leo. Si llegan Colin y Justin... pues ¡qué se fastidien! Luego te pondrán una pared amarilla y estáis en paz ¿no crees?
      Las espadas son románticas, épicas. Y me dan mucho yuyu. Estoy contigo, son peligrosísimas. Ahora que como George de otra voltereta de esas... se romperá el solito :D Bss

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!