viernes, 5 de octubre de 2012

Chose me!!!! Elige tu Aventura...


Llovió un Viaje para ti, pero no fue uno cualquiera… Elígelo tú ¡o mejor! permite que sea él quien dé contigo esta vez. Háblale de tí, no lo dejes al azar y piensa: ¿Cuáles de estas palabras te llaman de alguna manera?


SALUDO:IrasshaimaseいらっしゃいませHoşgeldinizنرحب Kukuyu - Ceud mìle fàilte
SIN PENSAR: ParaguasBotasSandaliasSedas
MÚSICA: Percusión Viento VocalCuerda
SIN PENSAR: Abanico manosgafas - sombrero
BEBIDA: CaféAguaCerveza
SIN PENSAR: TrigoArrozMijo - avena
PERFUME: cítricohierbasándalotierra
SIN PENSAR: Lucessollunaniebla
CANCION: AyangenaCannakkale- Auld lang Syne - Hougaku
SIN PENSAR: sombrilla - palmera - barro - piedra
UNGÜENTO: mirra - aguamiel - incienso - agua de rosa
SIN PENSAR: videojuego - catarata - roble - bicicleta
CIUDAD: Elerslie  - Abuja - Antalya - Iwakuni

Pues bien ¡ahora toca viajar! pero yo me quedo aquí, esta marcha la emprendes en solitario. No temas, en cuanto obtengas un color reconocerás tu aventura al instante... Y créeme, durante unos minutos no querrás estar en ninguna otra parte. 



Ceud mìle fàilte
Viajas en autocar cogiendo curvas cerradas, subiendo empinadas cuestas pero por suerte apenas te das cuenta porque llueve a cántaros y tienes la sensación de estar sumergido en el fondo del mar dentro de un pequeño submarino amarillo.  Los demás pasajeros son turistas como tú y permanecen callados por miedo a que cualquier sobresalto os precipite al vacío. Estáis todos bien atónitos, con la extraña sensación de haber sido abducidos en medio del temporal y hallaros inmersos en otra dimensión fuera del espacio-tiempo directos a un fatal desenlace. Por fin los primeros comentarios: “Menudo día” “128 libras esterlinas tiradas a la basura” “qué hambre ¿no?” “vaya mierda de excursión” “¿funciona esa calefacción?…  aún mordaces y sarcásticos, disipan el terror y los prefieres al silencio. 

Seguís subiendo y el chófer para calmaros los ánimos opta por un chorreo de música celta que a los demás quema por completo mientras que a tí te pone en situación... La inmersión total. Hay que dejarse llevar, sabes que dejará de llover más pronto o más tarde. Minutos después el autobús para en el corazón de las Highlands. Al principio no hay mucho que ver, caminamos avanzando entre nubes  bajas que se van disipando poco a poco. Uno de nuestros amigos es ciego e inexplicablemente comandea la marcha,  percibe algo que tú no eres capaz ni de intuír siquiera y aún así le sigues sin intención de que te lleve a alguna parte, más bien para evitar que en medio de esa euforia en la que se haya sumido, vaya y se despeñe. Respira hondo, está como poseído... hay una fuerza poderosa que le arrastra hacia el valle valiéndose únicamente de su bastón ¡y a mi con él! a un ritmo endiablado.

El aire húmedo le empapa la cara cargado a rebosar de plantas aromáticas que salpican el campo de cientos de verdes… Se escuchan cencerros, un puñado de ovejas Sheetland de lana gris pastan ignorando vuestra presencia mientras aguardáis a que se abra un poco más el cielo y muestre esas montañas aún invisibles. Unos minutos después aparece por fin la enorme roca que envuelve esa tierra en leyenda. Y es que a día de hoy Glencoe aún mantiene ocultos a los ojos del inglés los cuadros coloridos de los 9 clanes con sus gaitas chillonas convertidas en cenizas. Detrás de la piedra, ecos y cenizas. Fue entonces que el muchacho invidente  llora y eso te conmueve, no sabes si acercarte a él... y grita ¡cuánta belleza! Ve más allá,  de alguna manera. Por cierto, bienvenido a Escocia


 Hoşgeldiniz  نرحب
Una mañana más en el mercado de Missir Garsisi. Hayid acompaña a su madre a comprar una gallina para la cena del ramadán. Ya había estado allí muchas veces de modo que ya no se sobresaltaría al ver escaldar un ave dentro de la olla hirviendo o con soplete arrancarle las plumas. Pero lo de hoy es distinto,  justo cuando él pasa por ahí pretenden matar un pollo rebanándole el pescuezo con tan mala suerte que, al no ser certero el corte, el pobre bicho se escapa despavorido con el cuello colgando. 

 Entonces Hayid convencido de que un pollo muerto le persigue, preso del pánico también echa a correr sorteando los puestos como en una carrera de obstáculos hasta caer de cabeza sobre los sacos de especias... Mira tú por donde estás ahí, quién te lo iba a decir ¿eh? Enseguida te pongo al corriente: se ve que sin querer te separaste del grupo, querías hundir la mano en el esparto, acariciar el grano, rozar las semillas… pero no te atrevías.

Y entonces aterriza Hayid y con el impacto cientos de especias salen volando hacia el cielo, por encima de vuestras cabezas, sumiendo el mercado en una lluvia de cálidos colores. El mercader vocifera, recita el Corán  y mil proverbios árabes mientras Hayid y tú comtempláis extasiados aquel espectáculo. Hasta el reguero de sangre que dejó el pollo a su paso se baña en cúrcuma tomando un maravilloso color anaranjado. Hayid a tu lado sonrie disipándose su temor y ¡vuelta a empezar! La vida sigue, siempre vuelve la magia tras el horror vivido, amanecerá y lloverá y nacerán otra vez margaritas sobre los tejados.  Por cierto, bienvenido a Estambul (Turquía).


Kikuyu
Shana quiere ir a por agua con las  mujeres de la tribu, de conseguirlo sería su primera vez. Ellas le desalientan “si vienes no serás más que un estorbo” pero aún así camina. Lleva ya dos horas de sol y polvo, con los pies descalzos cuando tropieza , le sangran las rodillas “levántate o te quedas”.
Las mujeres miran atrás, para luego darle la espalda. Sabe de sobra que no puede parar o se la disputarán como festín  hienas y buitres, después las hormigas... de modo que siguió a delante cojeando hasta llegar a una charca amarillenta que burbujeaba  sobre tierra azul. Inhóspito paraje ¡más propio de otro planeta! en lo que Shana no repara al no haber visto jamás ni fotos ni mapas. Se dispone a agacharse, acercándose, cuando una rana da 2 saltos sobre el agua y con sus ojos de niño, aquello le hace gracia… sin sospechar que el simpático anfibio al saltar por tercera vez se desplomará como entumecido  para terminar engullido por la laguna.

Entonces recuerda las palabras del viejo chamán, un hombre sabio que conoce este mundo y el otro, los ha visto en sueños. Una vez habló sobre el barro blanco que auyenta a los espíritus, también del veneno sulfuroso que duerme en las aguas pantanosas... es entonces que decide alejarse cuanto antes. Una hora después llega por fin a la fuente donde las mujeres hace ya tiempo que llegaron y matan el tiempo riendo y charlando antes de reemprender la marcha.

Y ahí también estás tú ¡sorpresa! sentado a la sombra de un matorral fotografiando sus coloridos trajes, escuchando sus cánticos mientras se enfría el motor del Jeep y descansáis un poco. Ellas la ven llegar y sin malicia se ríen a carcajadas mientras ella sonríe. Ha llegado ¿no? solo eso importa. Todas portan tinajas en la cabeza a excepción de Shana que llegará a casa con un bidón de plástico medio vacío que aún huele a gasolina y sin embargo lo hará orgullosa, altiva... ya nada la podrá parar, no han podido con ella ni la tierra seca ni el agua podrida.  Por cierto, bienvenido al Norongoro (Nigeria) 


Irasshaimase - いらっしゃいませ
Coges la línea de metro Yurikasome que va rapidísimo y sin conductor... ¿una historia de fantasmas? No lo creo. Te bajas en las estación de Nakano y a las afueras observas que como llueve, todo el mundo agarra un paraguas sin preguntar, están ahí para eso  y  tú también arramblas con uno de lunares ¿por qué no? ¡los hay a montones!... ¿una historia de magia? No lo creo. Pasas por el templo de Sensoji de Askura y ves las ofrendas florales entre reverencias depositadas en el suelo… ¿una historia mística? No lo creo.  

Miras hacia el frente, cientos de personas esperan en un paso de cebra silenciosas, sonrientes y tanta conformidad te recuerda algo... ¡Matrix! Buscas a Neo (no a Nemo) pero no lo encuentras. Te dejas llevar por la marea humana hasta el barrio de Harajuku y ves almacenes de electrónica, uno tras otro, pero no te interesan.

Es cuando decides tirar por la calle Takeshita, parece diferente... y por fin lo encuentras: se suceden las tiendas más extrañas de yo-yos, de regalos diminutos, de comidas de plástico, de comics en inglés y en nipón, de disfraces audaces y psicodélicos que lucirán los jóvenes el próximo domingo en Harrajuku frente al puente de Jingu: Chicas vestidas de muñecas, de sirvientas, de lolitas con aspecto aniñado, calcetines hasta la rodilla, zapatones, faldas de vuelo, pestañas enormes  y pelos cardados en rosa y azul.

De noche te internas en el barrio de Ginza, miras hacia arriba: torres altísimas, carteles luminosos que parpadean, letreros que juegan a hacer carambolas con las letras de Heidi frilteando con los colores. Por un momento sospechas si te hallarás inmerso en un mundo de replicantes, que no puede ser de otra forma y reconoces el universo de Blade Runner por todas partes... ¿una peli futurista? No lo creo. Crees que empiezas a desvariar, demasiadas situaciones absurdas en muy poco tiempo. Lo atribuyes a esos caramelos afrodisíacos que probaste en el centro comercial ¡por hacer la gracia! y ahora notas que te están sorbiendo el  seso.

Mientras te preguntas sobre el cuelgue que llevas, encima van y se complican las cosas…  atravesando el parque Uen te topas con 20 niños de ojos rasgados completamente uniformados y disciplinados ¡parece que les va en ello la vida! ¿jugando al beisbol? Aquello no cuadra lo mires como lo mires y antes de que te de un colapso ¡?#8! Hazme caso, mejor será que entres en una tienda del centro: En cuanto pises el establecimiento todos los empleados sin excepción cantarán a coro “Iras haimase” con su mejor sonrisa y entonces lo entenderás. Por cierto, bienvenido a Tokio, la cuidad más inusual de cuantas imaginas.

37 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada nueva, como todas las que haces, pero los titulos de los relatos me han dejado una dudilla ¿significan algo esas palabras? un beso y sigue así.

    Oye que te ha parecido el regalo que le he hecho a mi sobrinito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras aquellas extrañas significan "bienvenido" en escocés, turco, suahili y japonés. El cuento que le compraste a tu sobrino es delicioso, no me importaría leérmelo con una limonada, tendida entre almohadones. Serás una tía maravillosa, Rocío, le echas ilusión y eso es lo que cuenta :) Un beso

      Eliminar
  2. Hola Mere, de regreso de este viaje te diré que anduve por Escocia, no fue una decisión meditada, miré los saludos y partí casi de inmediato. Cosa curiosa al saber que había otros tres destinos más y de todos, ahora mismo este es mi asignatura pendiente. ¿Será esto una señal? ¿o será que mi subconsciente ya lo tenía más que claro? En cualquier caso, adoro viajar así que, me voy un ratito por Nigeria, Turquia y Tokio. Nos vemos pronto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Marilú, sí que te levantaste ¡viajera! esta mañana. Espero que disfrutaras del paseo y si el test te llevó a Escocia... Me temo que tendrás que ir y perderte entre el verde y la bruma por un tiempo :) Un beso

      Eliminar
  3. Pues he acabado en Estambul siguiendo el color naranja. De manera casi inevitable me guiaba hasta este destino y otra vez has dado en el clavo de manera sorprendente. Me encanta meter la mano en los sacos de café en grano, la mano hasta la muñeca y mover los dedos, lo hago a menudo, en una empresa del puerto de aquí donde vivo a la que voy a dar alguna que otra clase de idiomas :)Hay sacos enormes con grano de café aún verde y siempre aprovecho :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yossi, pero el mérito no es mío sino tuyo, debes de conocerte muy bien y de tener pillado muy bien el rumbo... Te confieso que a mi también me gusta hundir la mano entre los granos, escuchar el crujir, buscar el aroma... pero a falta de café, me conformo con hacerlo en el super con las garbanzos :) Un beso

      Eliminar
  4. Te puedes creer que yo tengo un triple empate??? Turquía, Japón y Escocia se rifan mis intereses... Gracias por esta oportunidad de conocernos más a fondo. Besitos, Mere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí estupendo, así no tendrás más remedio... ¡que leerte los 3! Espero que lo pases bien cruzando los océanos :) Un beso

      Eliminar
  5. ¡Gracias por este pequeño regalo! Sin saber muy bien adónde me llevaban, caí de paracaídas en el medio del mercado de Missir Garsisi. Aunque no lo tenía señalado en el mapa, confieso que Estambul es uno de esos países que ejerce una fuerte atracción sobre mi persona. Pero la ida ha sido tan rápida como la vuelta..y la carrera ha terminado cuando empecé a recordar los tiempos de mi infancia. Las gallina me producían cierto terror..miraba a otro lado..no era capaz de soportar el ruido de su último suspiro..Un placer leerte. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco he estado en Estambul y tengo mucha ilusión por ir, está en esta entrada por ser un lugar muy sugerente y también por si a Mr.A le toca en el juego, se le cruzan los cables y me lleva de una vez por todas :) Lo del pobre pollo es un recuerdo de la infancia, de esos que no se borran, solo espero que terminaras de leer la historia porque como acaba bien así se te iría un poco el mal sabor de boca. Un beso y buen finde para tí también

      Eliminar
  6. Hola Mere, que imaginación tienes!!!!
    Te diré que he acompañado a Shara en Morongoro, superando las limitaciones que le imponen sus "iguales" y que he escuchado, mientras fotografiaba su rostro, el rostro de la dicha, el latir de su corazón indómito.
    Que bonita historia
    Un fuerte abrazo
    gracias por este regalo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te veo de muy buen humor después de tan larga caminata... ¿Quién te iba a decir esta mañana que subirías por la ladera de un volcán Etíope? La vida está llena de sorpresas :) Gracias por pasarte, un beso

      Eliminar
  7. qué bonito.... me he querido calentar al sol y casi me quemo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es natural, esta vez el viaje te cogió por sorpresa. Otro día ten cerca protector solar, patatas fritas, gafas de buzo y un secador por si acaso, nunca se sabe... Un beso

      Eliminar
  8. Pues como soy una cotilla.... me tocaba ir a Tokio que me parece perfecto, pero he terminado por leer todas las historias.
    Como hacía de niña con los libros de elige tu propia historia cuyos recuerdos me han asaltado al irte leyendo.
    Magnífico trabajo creativo Mere
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al leer todas, te ganas el diploma de Trotamundos y una sonrisa de colores :) A mí también me encantaban esos libros, te convertías en protagonista como si te engullera la aventura... Gracias, Silvia por ayudarme a rebuscar entre un amasijo de recuerdos (soy desordenada hasta para eso) Un beso

      Eliminar
  9. Que viajes mas encantadores!!Pero yo me quedaria en Estambul.Esos colores del bazar uhhhmmm!casi de pueden oler.Gracias por regalarnos un viaje por nuestros lugares de ensueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colores, aromas... Las especias tienen algo que despierta los sentidos y nos remueve por dentro. Por un momento somos seres primarios, personas sencillas y se agradece un atisbo de simplicidad en un mundo tan complejo ¿no crees? Un beso

      Eliminar
  10. Creo que era evidente que iba a escoger Irasshaimasei jaja
    Que bonito, me ha parecido estar caminando por las calles de Tokyo de verdad, y disfrutar de su colorido. ¡Y como me gustaría ir el domingo al puente de Jingu a ver las exhibiciones!
    También me ha gustado mucho Escocia y el bello universo celta que la rodea.
    Estambul me ha dado un poco de miedo con el pollo descabezado.

    Por cierto, no se si te lo he dicho alguna vez, pero me encantan las fotos que acompañan el texto.

    Un beso Mere ^^

    ResponderEliminar
  11. Sabía que terminarías en Tokio, Riku, casi que lo he puesto para tí, era inevitable. Y el que luego te pasaras por los otros destinos, eso ya es "de premio" ¡Carnet Trotamundos, 1 par de zapatillas Nike y un vale para el refresco light que prefieras canjeable en cualquiera de nuestros establecimientos! para mi simpática viajera :) Un beso

    ResponderEliminar
  12. Desde luego tus entradas siempre son sorprendentes. Me encantan. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas veces salen mejor y otras peor, que a veces me paso de colorines... Eso sí, me divierto mucho preparándolas :) Gracias por pasarte, un beso

      Eliminar
  13. hola¡¡¡¡¡¡
    te sigo me sigues?¿
    http://librosquehacenvolaralaluna.blogspot.com
    besos:3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vale, pero me gustaría que fuera por afinidad, no solo seguir por seguir, que eso no lleva a ninguna parte. Un beso

      Eliminar
  14. Otra entrada fantástica y muy original. Mi viaje lo he hecho acompañada de Shana y me has hecho conocer Nigeria. No entraba dentro de mis planes, pero oye... A caballo regalado... Pero vamos, que me apunto a cualquiera de los sitios que has puesto, que todos son maravillosos, como tus historias.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Nigeria te ha debido de pegar bien el solazo... Bravo, Margari, por aguantar el tipo en semejante caminata, te mereces una Coca-Cola bien fresquita :) Y lo mejor de todo, ya estás de vuelta con la sonrisa de Shana dibujada en la cara ¡que es contagiosa! Un beso

      Eliminar
  15. Oh Mere, me ha encantado este viaje, he ido a dos sitios a Estambul y a Nigeria, Que suerte, me ha encantado la aventura. En EStambul estuve en el 2006 y ahora de nuevo!!!!!! Nigeria ummm me llama Africa. He disfrutado muchísimo.....
    Un beso Mere, gracias por hacerme soñar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lidia, por acompañarme a todos esos lugares. No guardes la mochila que volvimos tan contentas... aún haremos más fotos y colgaremos pegatinas de la maleta :) Un beso

      Eliminar
  16. Fantástico viaje. Me gustan todos los lugares, pero me quedo con estambul, una ciudad que me tiene enamorada. De hecho, he llegado aquí por Offuscatio, que se ha sorprendido de encontrarse en mi blog, poco después de en el tuyo, en el mismo Bazar de las Especias al que nos has llevado en tu maravilloso viaje. África es uno de mis viajes pendientes...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me fascina Estambul, es otro mundo. Tengo muchas ganas de ir y entretanto me imagino allí con tod@s vosotr@s. No es un viaje real pero cuento con la mejor compañía y me compensa de lo demás. Gracias, Dorothy, por unirte a la ruta :) Un beso

      Eliminar
  17. Vengo del blog de Margari (Mis lecturas y más cositas) y me ha encantado tu Rincón, lleno de Magia, Sentimientos y Sensaciones; por lo cual, si no te importa, me gustaría ser Seguidor de tan bello Espacio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Pedro Luis. Verte por aquí será estupendo y como descubrí que eres poeta, estaré al tanto de cuánto escribas. Hasta pronto, un beso.

      Eliminar
  18. Uno de mis sueños es ir a Estambul, no veo la hora...
    Me encantó la entrada Mere, te dejo un beso grande

    ResponderEliminar
  19. Yo tampoco he estado allí y no me rindo, terminaré por aspirar ese aire del mercado bañado en curcuma entre el barullo de la gente :) Un beso

    ResponderEliminar
  20. Elegí al inicio "Iras Haimaese" sin imaginar cuál sería mi destino, cuando de repente me vi envuelto en el bullicio y luminosidad del centro de Tokio. Ésta era mi tercera visita y reconozco que esta ciudad sigue siendo un misterio fascinante a mis ojos de Occidental. Qué agradable paseo! Y sin mayor esfuerzo también me sentí viajero en Escocia, Estambul y Africa... Qué buenos destinos y qué suerte de post :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil labor la de sorprender a tan osado viajero, recorredor del mundo. Y lo mejor, cuando vuelvas a casa aquí estaremos :)Un beso

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!