martes, 4 de noviembre de 2014

Van Gogh y el Color Maldito


Hoy os traigo un nombre y un color. Te hablo del amarillo de cromo. Te hablo de Vincent Van Gogh.



El cromato de plomo o amarillo de París es un pigmento amarillo actualmente usado en pinturas, tintas de imprenta, lacas y plásticos. El cromato de plomo (PbCrO4) se obtiene por precipitación en disoluciones de cromo y plomo. Fabricado por primera vez por el químico francés Louis Nicolas Vauquelin el 1809 a partir de unas muestras de crocoita, un mineral rojo anaranjado, obtuvo esta tonalidad cromática intensa y viva, capaz de capturar la mismísima luz de los astros, el calor de un prado infinito o la decrepitud lenta e indolora de un jarrón lleno de flores

El pigmento se usó hasta 1870, cuando se abandonó por su inestabilidad como compuesto y una gran vulnerabilidad a la luz. Se recuperó a partir de 1918 cuando, ya entrado el s. XX, la industria química logró fabricar el pigmento de una forma cada vez más estable y resistente. Durante el siglo 20 fue el color de autobuses escolares estadounidenses y las señales de tráfico. Causó furor en aquella época, símbolo de optimismo y juventud ¡qué tiemble el mundo! El mismo color que años antes truncara vidas con su luz engañosa, condenándolas al delirio.




El amarillo de cromo tiene dos caras: Una, jovial. Otra, sombría. Detrás de su alegre apariencia tan informal y despreocupad oculta una identidad siniestra. Se trata de un color complejo, mutante. De mezclarse con pigmentos orgánicos, se oxida despidiendo un tono verdoso. De añadir amarillo de cadmio o ponerse en contacto con pigmentos que contengan azufre, se ennegrece al instante. Y es que se muestra inestable en álcalis, ácidos minerales y gases como el sulfuro de hidrógeno y el dióxido de azufre. En presencia de cal húmeda y amoniaco se transforma en cromato básico de plomo cobrando un tono anaranjado intenso. Así es, parece que está vivo. Ante cualquier cambio, se muestra susceptible.Y en un arrebato, puede actuar imprevisiblemente.

Aún queda lo peor y es que a pesar del brillo que desprende, el vivaz y optimista amarillo de cromo posee un tremendo Lado Oscuro: Como todos los pigmentos de plomo, es un material tóxico y si el pintor se expone y toma contacto reiteradamente con el pigmento en cuestión, puede envenenarle el cuerpo y también el alma. Robarle la vida, nublarle la mente.




Van Gogh sentía fascinación por él y lo manipuló sin precaución en múltiples ocasiones naciendo de su ardiente pincelada cuadros únicos e irrepetibles. Está presente en sus cuadros de LOS LIRIOS (1889) enfatizando sus tonalidades naranjas. También utilizaría el amarillo de cromo para dar vida a sus famosos GIRASOLES un año antes. A la descomposición del cromato de plomo por descomposición lumínica, se debe ese brillo misterioso y enigmático de esos pétalos curvilíneos y tortuosos. Casi vibrantes.

Su obra rebosaría ocres, que le harían leyenda. Si bien el pintor habría de pagar un alto precio: Durante uno de sus episodios psicóticos, le encontraron junto a un tubo de amarillo de cromo en el suelo y con trazas de pintura amarilla en torno a la boca. Hábitos de artista, una personalidad quebradiza. Tan frágil, como arrolladora... Se interlinearon los planetas y el destino haría el resto: El veneno eclosionó en sus labios como una maldita bomba de relojería. El oro se hizo fuego y un cocktail Molotov amarillo le quemó por dentro y por fuera.





Te dejo con un hombre y un color. Me refiero a Vincent, el eterno buscador, el incansable viajero. Y al intenso amarillo que le ayudara a plasmar los más bellos lienzos. El mismo, que le destruyó. Van Gogh, el soñador. Aquel que leía incansable a Zola, Dickens, Beecher y la Biblia. Quien avanzara al compás del viento, cabalgando entre el éxtasis y la angustia. Y con ojos de poeta, descubriera luces invisibles salpicando el firmamento... Es él, siempre fue él. El rey de los ocres, no podía ser otro.

Me despido con una preciosa canción que le dedicara al genial artista el cantautor Don McLean. Don te contará de Vincent, lo que aún yo no he dicho. Quién fue, qué le sucedió. Está en sus acordes... Créeme, lo hará mucho mejor que yo.


"Starry Starry Night" Don McLean




*Vincent, el Maestro.
Porque el color es calor. Y no un simple pigmento.



* Y próximamente, en cines:
"Loving Vincent" Biografía animada donde los cuadros cobran vida.

28 comentarios:

  1. hola;
    lindo tu post.
    El amarillo tiene mucho brillo, tal vez por eso sera que la camiseta de color amarillo se la entregan a quien gana el TOUR DE FRANCIA.

    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Poseidón. Estoy contigo, el amarillo es un color poderoso. No te quepa duda. Bss

      Eliminar
  2. Hola Mere... Preciosa canción y precioso vídeo... me ha encantado
    Pues creo que el amarillo de cromo es un color hermoso, pero peligroso
    Lo explicas muy bien... es jovial y sombrío, siniestro... posee brillo y oscuridad
    Pensándolo bien, lo que le ocurre a este color se podría aplicar a muchas personas
    Los mejores cuadros de Van Gohg fueron reconocidos por tener mucha luz y colores vivos
    Por cierto, los girasoles son preciosos... y en el lenguaje de las flores, girasol significa... te admiro
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El amarillo es un color hermoso pero peligroso". Es eso, justo eso. Tiene un imán para el hombre, capaz de iluminar almas... También ennegrecerlas.
      Hay personas que son así, saben el magnetismo que irradian sobre los demás y se aprovechan.
      Van Gogh no sería el mismo sin ese tono amarillo recurrente.
      La alusión a los girasoles... Sencillamente maravillosa :D
      Un abrazo

      Eliminar
  3. No sabía ni la mitad del amarillo de cromo, menos mal que tú además de informarnos nos lo cuentas de una forma tan plástica acompañándolo del pintor que supo emplearlo con tanto arte !muestra de su genialidad!
    El video es muy bonito y la película espero que también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van Gohg era un genio y genial fue su amarillo. La primera vez que escuché esa canción, me conmocionó. Me temo que no es para menos :)
      Un beso

      Eliminar
  4. Hola Mere!
    Me ha encantado esta entrada aunque el final de este pintor tan famoso fuera así de trágico. Desconocía este dato.
    Ya sabes lo que me gusta la química. Concretamente, el Cromato de Plomo tenía mucho juego en las clases de oxidación-reducción pero también es verdad que existen poquísimos compuestos en este mundo mágico que no lleven la etiqueta de la muerte detrás. Numerosos científicos han corrido la misma suerte. Han dado su vida para que el resto de la humanidad avancemos un paso más.
    Si Van Gohg no hubiera experimentado con este pigmento, sus cuadros nos nos hubieran transmitido esa magia, ni él hubiera tenido hoy la importancia que tiene.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora he podido ver la canción y el video. Muy bonitos :)

      Eliminar
    2. Sabía que repararías en cada detalle, Leo. Te imagino manipulando en clase de química ese pigmento amarillo...
      Sobre la fatalidad del científico, cuánta razón tienes. Asumir riesgos por el bien común es triste, muy triste. Madame Curie, Tesla y tantos otros... Pero es así, alguien tiene que hacerlo. Y esa actitud para con el progreso les convierte en héroes con bata y microscopio. En muchos casos, personajes singulares apenas conocidos más allá de su laboratorio. Un beso.

      Eliminar
  5. Ok en lo de la química, pero me quedo con esa relación que existe entre el color y los estados del alma; entre las frecuencias y ciertos estados asociados a cambios en los potenciales cuánticos del campo neuronal. Me encanta la Biblia, junto con ESDLA y Hojas de hierba, mis tres libros de cabecera en mis tiempos de estudiante.

    Por cierto, la canción de McLean, SE SALE, ya la conocía pero SE SALE. Y ahora que lo asocio: en los vuelos místicos de Sri Aurobindo siempre mencionaba los campos dorados donde la luz se extendía como torrentes sin fin; el torrente de oro líquido que salía a borbotones cuando las puertas de bronce de la Supermente eran abiertas de par en par, inundando la "atmósfera de la tierra" y acelerando su curva evolutiva: decía "yo los he visto, niños de ojos de sol".

    Yep, entrada sobresaliente!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El color es fuente de muchas sensaciones y altera en gran medida nuestros sentidos. Es curioso, como un color puede ser tan influyente. Es como David contra Goliat, el grande a merced de un nimio detalle.
      La canción en sí, es preciosa. Con esa guitarra acústica que marca el son deliciosamente. Pero es en la letra donde radica el mensaje cercano y único de un maravilloso homenaje.
      Un beso

      Eliminar
  6. La canción me gusta mucho y el post también, fifty-fifty. Van Gohg me parece un maestro, efectivamente y sobre todo una de esas personas que nunca acabas de verle el fondo del ojo, se ha especulado tanto sobre él... además de ese mito del genio excéntrico y sus cuadros impresionantes, justo me pasa eso cuando miro la noche estrellada, que el cielo se mueve!.
    Gracias Mere contigo la química es más que física ¡un juego de niños! (me encantan este tipo de textos y homenajes que nos haces)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van Gogh era un hombre tremendamente complejo y en esa distorsión radica su atormentada personalidad y consiguiente encanto. Vívía y sufría en un mismo latido que reflejaba en color. Un color que estalla en violetas y amarillos.
      Gracias a ti, Marilu. Escribir sin más, no es lo mismo. Aquí tengo con quien compartirlo :) Un beso.

      Eliminar
  7. Mere, he aprendido muchas cosas hoy con tue entrada sobre el color amarillo y Vicent. Es cierto que es un color muy especial, a mí no me gusta en absoluto para nada, ni para vestir, ni para la casa, pero en la pintura es otra cosa. Quien si me gusta mucho y me encantó su museo es Vicent.
    Un beso Mere !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amarillo es muy difícil de combinar, es tan dominante que relega a los demás colores en segundo plano. Es arrogante, poderoso. Vincent lo sabía y aún así aceptó el reto. Claro que él es grande y nosotros pequeños :)
      Qué suerte, Lidia. Me encantaría visitar su museo. Un beso

      Eliminar
  8. Así me gustan a mi las clases de química y de arte, todo relacionado y fácil de sentir.
    Ni idea tenía de esas historias sobre el amarillo y su relación con la "locura" de Van Gohg. Muy interesante.
    N soy una entendida, sólo atino a decir si un cuadro me gusta o no y los suyos y su estilo me encanta.
    No puedo ver el vídeo pero conozco muy bien la canción de Don McLean, la escucho a menudo, me parece una preciosidad.

    El conjunto, sencillamente, genial.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así da gusto aprender, Jara. Tienes toda la razón :) A ver si toman nota los profesores, abandonan la rutina y dotan a la docencia de un poco de color.
      Yo tampoco soy experta en arte, pero Van Gohg despierta el interés de personas de a pie como nosotros.
      McLean hizo el más tierno de los homenajes. Dulce y cercano.
      Un beso

      Eliminar
  9. El otro dia aprendimos un poco de los haikus y esta semana resulta que el amarillo, ese color maldito para los artistas sobre todo del teatro, y que tenía fascinado a Vincent Van Gogh no era un simple color sino que estaba quimicamente alterado.
    A mi que todo lo que suene a quimica me suena a chino esta clase tuya me ha gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, el amarillo es maldito para actores y espectáculos. De nuevo el amarillo... Y es que tiene dos caras, es imprevisible.
      La química no hace falta entenderla para disfrutarla, es lo más parecido a la magia que tenemos.
      Un beso

      Eliminar
  10. Un gran girasol que se nos fue quemado por el sol, un genio al que siempre he admirado.

    Gracias Mere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sol de sus cuadros brillará siempre y el genio con él.
      Encantada de compartir, Sau. Un beso

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias, Lucía, estás en tu casa :) Un beso

      Eliminar
  12. Me gusta Van Gogh. Me gusta el amarillo. Me gusta que los colores tengan personalidad y estados de ánimo. Me gusta pasarme por aquí. Te agradezco esas imágenes. Esos amarillos. La canción no puedo oirla desde este ordenador, pero la conozco.

    Gracias Mere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te guste, me gusta tu canción. Ana, ponle música y verás que te ha salido un rap divino ;) A mí también me encanta el amarillo pero como todas esas cosas que me despiertan fascinación, también me asusta un poco. Es difícil ser moderado y no traspasar el límite racional cuando algo nos atrae demasiado.
      La melodía de Don es maravillosa, pero también de lo más pegadiza. Hace días que me sigue a todos lados ;) Un beso

      Eliminar
  13. Dos caras del amarillo, una jovial y otra sombría, como la canción de Don McLean. Nunca se me había ocurrido, no es un color al que le tenga predilección pero dicen que Molière murió de morado.... no es por superstición, yo de eso no tengo jajajaj.... pero no sé...me estoy entreteniendo ahora en pintar la starry starry night de amarillo, darle las dos caras, "ahora sé lo que querías decirme" luz, amarilla jovial al otro lado en el momento de caer en la cuenta, mil cosas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amarillo es un color intenso y frágil. Y es precisamente su fragilidad lo que lo hace fascinante: más susceptible a la oxidación y a la luz que otros. Cambiante en su tonalidad y composición, como si estuviera vivo. Se comporta como una persona débil e inconstante, adaptándose desesperadamente al medio... Ahí es donde radica el peligro.
      * Las supersticiones del mundo del espectáculo me parecen bastante estúpidas: Desear suerte a alguien diciendo "mucha mierda"... Si alguna vez salgo a escena, creo que lo haré de amarillo ;) No te alarmes por mi, es bastante improbable.

      Eliminar
  14. Que conste que de pintura no entiendo nada. Veo un cuadro y me gusta o no me gusta. Me transmite algo o no me transmite nada. Y los de Van Gogh lo hacen. Aunque de todo lo que nos has contado del color amarillo y su química... No sabía "na de na". Así que otra vez que he aprendido más cositas. ¿Y no podrías haber sido mi profe en el insti de esta materia? Contigo enseñándome, hasta quizás hubiera tirado por las ciencias...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!