martes, 31 de mayo de 2016

POEMA: "Eternamente tuyo".









       Queridísima Eve.


Me creerías si te dijera que engalané Babilonia por ti, lancé al mar fuego valirio, remé contra el viento de Poniente. Hasta crucé a camello la ruta de la seda. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni tampoco que fui tu sombra.

Me creerías si te dijera que luché contra legiones por ti, empañé la gloria del cesar, en el circo me aclamaron como gladiador. Hasta degollé rinocerontes y otras bestias. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni siquiera que tuve celos.

Me creerías si te dijera que cabalgue veinte reinos por ti, juglares cantaron mis gestas, destroné príncipes. Hasta apuñalé dragones alados. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni tampoco que te mentí.

Me creerías si te dijera que desdeñé cien mecenas por ti, pinté tu rostro en cada Venus, plasmé en sonetos tu belleza. Hasta esculpí tu esfinge en mi jardín. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni siquiera que creí perderte.

Me creerías si te dijera que surqué siete mares por ti, abordé diez galeones, de sicario tuve un loro parlanchín y blasfemo. Hasta enterré el tesoro del mapa. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni tampoco que fuiste mía.

Me creerías si te dijera que monté en dirigible por ti, busqué las fuentes del Nilo, aprendí arameo, me arrastré por las dunas de arena. Hasta me tatué tu nombre con sangre de escorpión. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni siquiera que ni como ni duermo.

Me creerías si te dijera que maté doce hombres por ti, contrabandeé durante la ley seca, me bañé en champán francés. Hasta pusieron precio a mi cabeza. Pero claro, tú no lo recuerdas. Ni tampoco que me olvidaste.

Créeme, llevo siglos seduciéndote, haciendo por merecerte. Hasta vendí mi alma por un beso. ¿O fue por una manzana? Pero claro, ya no lo recuerdo. Ni siquiera hoy que te veo en todas partes.


Eternamente tuyo,                       
                       
Adam                        

20 comentarios:

  1. Hola, Mere... Tengo que decirte que Adam me tenía embelesada, conquistada, ya casi rendida... Me lo estaba creyendo todo y deseaba decírselo
    Pero, el final, ha sido un golpe brutal e inesperado... la magia se ha volatilizado cuando he leído que Adam lo había olvidado todo, que ya no recordaba nada... a pesar de verla en todas partes
    De todos modos, la conclusión final es que me ha encantado y sorprendido mucho
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mela. Adam es el amante leal y el eterno superviviente. Ella es su coraje, también su debilidad.

      Es perseverante, imperfecto pero leal y por eso cae y se levantará cientos de veces. Haces bien en encariñarte con él. No te preocupes, tal como yo lo veo lo que no llega a recordar es como y cuando erró, si fue por un beso o por una manzana porque no está orgulloso de eso y las vidas se le acumulan, se solapan en sus recuerdos. Pero las recuerda todas :) Se dejó la piel. ¡Cómo para olvidarlas! Y la ve en todas partes porque comparten un nuevo presente en el que se hará notar lo mejor que sabe.

      Gracias, Mela, no suelo escribir poemas pero me atreví por ser el formato idóneo para esta historia. Tu conclusión me ha llegado al alma, sincera y entrañable, así da gusto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues con tu explicación, aplaudo a Adam y me encanta
      También me encanta que te atrevas con los poemas... porque ha sido un placer leerlo
      Otro abrazo para ti

      Eliminar
    3. Escribiré más, te lo prometo.
      Qué alegría, Mela.

      Eliminar
    4. Me encanta que me lo hayas prometido
      Estoy segura de que leeré más poemas tuyos, y eso me ilusiona

      Eliminar
    5. Prometido, cuando surja lo intentaré sin cerrarme en banda como antes. Eso sí, me temo que siempre serán versos libres, sin rima. Y con la emotividad diluida en hechos curiosos. Sello de la casa o caparazón de tortuga que viene a ser lo mismo ;)

      Eliminar
  2. interesante final
    de repente pienso, según tu relato, que Adam es un Highlander, al igual que Eve, bueno y está de demás explicar por que no se pueden ver, ni recordar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos, me alegra leerte.
      Sí, Eve y Adam son una pareja atemporal. Justo, a lo Outlander. Así es, las lagunas están ahí mientras queda un atisbo de lo que fue... Precisamente, esa es la sensación. Lo tienes.

      Eliminar
  3. Querido (¿?) Adam no recuerdo nada de eso, lo que si recuerdo es que eres un mentiroso compulsivo capaz de inventarse cualquier historia para bajarme las bragas.

    Ponte a estudiar que llega la selectividad.

    Sigue soñando que es gratis.

    Eve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo tiempo para esto, feliz verano.

      Eliminar
  4. Pasado y presente la mano se dan,
    Olvido y recuerdos ¿se encontarán...?

    Eternamente intrigada!! (por una manzana)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito, M. Esther. Y además, rima, no como mis versor rebeldes. Es eso, el tiempo no deja de ser una magnitud y de alguna forma, pasado y presente confluyen. Hasta el pasado fue presente, valga la paradoja.

      Eternamente viva!!(por un beso :)

      Eliminar
  5. Así que Eve y Adam, ¿no? Me gustan los juegos y esta pieza, a medias carta desesperada y a medias poema, es uno que me ha sorprendido. Curiosamente lo que más me gusta son las declaraciones de lo que Adam piensa que Eve no recuerda.

    Adam, con su mancha en la frente. Adam, con su costado herido. Quizás la personificación de la tristeza.

    Muy interesante, Mere. Me ha gustado.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isma, en un inicio las estrofas eran más cortas, sin la última frase. Lo que pasa es que una amiga mía poetisa me dijo que no le gustaban las repeticiones y así pretendí romper un poco el formato repetitivo pero casi me gustaba más antes, solo con las referencias históricas, justo con las partes que te gustan a ti y sin más vueltas de tuerca, así que a lo mejor lo simplifico.
      Me ha hecho mucha ilusión que te gustara, Isma, además sé que lo dices de corazón.

      Justo, Isma, ese es Adam, tenaz y perseverante, amante leal a pesar de sus errores y por eso me gusta precisamente.

      * Por fin el taller del día 11 lo han pasado a el 18 para distanciarlo de la clase de hoy así que sí que podremos ir Irene y yo y si vienes tú coincidiremos. Te lo diré también por correo electrónico para asegurarme de que cuentas con las fechas correctas.

      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Hola Mere!
    ¡Me ha encantado!
    Juraría que es el primer poema que leo en el blog. Desde el título hasta ese eternamente tuyo. Te superas día a día, tenlo por seguro.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Leo, nunca escribo poemas, me asustan mucho. Pero esta vez lo he visto muy claro, con este tema me lo pedía el cuerpo así que me armé de valor, supongo que llegó el momento :P

      Gracias, Leo, como dice el refrán "nunca digas de esta agua no beberé". Todo es ponerse :)

      Un besazo.

      Eliminar
  7. Para hacer pocos poemas te salen genial esta historia entre Eve y Adam me ha gustado mucho enhorabuena.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío. Sí, era un híbrido de carta de amor, poema y viaje atemporal. Creo que los poemas han de salir naturales y éste, por suerte, tuvo su momento. Gracias por los ánimos, seguiré practicando.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Me creerías si te dijera que... uuf! tantas cosas pasan por mi mente. Y aunque las hayas olvidado y yo mismo las olvide, siempre permanecerán en el repositorio de recuerdos de los amantes, que Adam & Eve inauguraron al morder una manzana.
    Felicidades por este poema-carta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me creerías si te dijera que siempre quedará un poso de lo que fue, una huella de lo que es, una promesa de lo que será... Pues en el amor, my darling, los tiempos se entremezclan.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!