martes, 20 de octubre de 2015

El secreto de Boticelli







En pleno apoeo del renacimiento despegaba una nueva era, corrían tiempos convulsos. Los pilares del medioevo se tambaleaban y en medio de toda aquella incertidumbre Sandro Boticelli pintaba "La Primavera" en muy extrañas circunstancias. Trabajó sobre el lienzo durante años en la Vila de Castello de la familia Médicis empeñado en lo imposible.  Se esmeraba en representar la llegada de la primavera, hasta ahí muy bien. Pero se propuso utilizar una técnica mágica: Distribuiría las ninfas bailando por el bosque en una distribución meditada, cual hermosas piezas de un gigantesco talismán.

A primera vista, el cuadro recrea una escena campestre, jovial y colorida con bellas criaturas dispuestas al azar. Más detrás la escena de un delicioso baile frugal, quedan retratados personajes míticos de la cultura helénica inmersos en pleno ritual, emerge la primavera, la estación del año más luminosa. Y con ella, La Vida.

Boticelli esconde un mensaje soterrado, una suerte de acertijo. Su pintura encierra todo un tratado contra el paso del tiempo que incluye a las divinidades del Olimpo danzando contra el avance de Cronos. Con una figura central: Venus, diosa del amor, la belleza y la fertilidad, que emerge en una llamada a la eterna juventud. La ninfa Chloris también está presente, le brota de la boca una rama de enredadera que simboliza el lenguaje verde de la alquimia... Así es como el rito comienza y merced al baile Chloris se convertirá en Flora, la musa de la primavera. Primavera eclosiona y esparce sus pétalos de flores a diestro y siniestro. Desde entonces, como el hada azul de la Bella Durmiente, colma de dicha a todo aquel que la contempla.





Lorenzo de Pierfrancesco había encomendado a Sandro Boticelli un amuleto contra el envejecimiento. La pintura fue del agrado del mecenas quien jamás se desprendió del cuadro. Entonces, ¿podemos suponer que cumplió su cometido? El Medicci creyó ciegamente en su remedio mágico. Ahora si obró el hechizo protector, es una incógnita. Nunca lo sabremos pues murió tempranamente víctima de una conspiración. Fue sospechoso de apoyar a César Borgia en su truncada tentativa por conquista de Florencia y la ciudad no perdonó. Por supuesto no fue condenado abiertamente pero muy probablemente su traición le costase la vida. Fallecería en palacio, de modo inesperado, en las postrimerías del año 1503 a los cuarenta años. Y es que el hechizo protegía del paso del tiempo, del frío del invierno, no así de la cantarella o acqueta di perugia. Lástima, con semejante nombre cabría pensar en un perfume. Si bien es la combinacion mortal de sales de cobre, de fósforo y arsénico. 

Y me pregunto: Si Pierfrancesco no hubiera traicionado a la ciudad, si nadie hubiera atentado contra su vida. De no caer muerto, por el veneno de moda ¿Habría vivido mil años? Nunca lo sabremos. Quizás y sólo quizás hubiera existido por centurias enteras y sería tan exquisito y hastiado de la vida como el mismísimo Dorian Grey.





Cierto, siempre hay una leyenda negra. Aún así, no desvíes la mirada. No temas, el cuadro no es malvado en esencia sino una puerta secreta a la naturaleza. El crimen parte del hombre, nada qué ver con el poder de La Tierra. Aquí lo traigo de nuevo, contémplalo en todo su esplendor. Tiene algo, un qué se yo, un vaya usted a saber... Qué inspira tesón, coraje y en medio de la noche, desprende su propia luz. 

No cierres los ojos. Siente La Fuerza, como en Star Wars. Olvida por un momento el otoño, la lluvia. Míralo abiertamente, con los sentidos. Fuente de energía intangible, algo inmaterial, acaso un soplo de vida... Be water, my friendQue la magia fluya y nos tonifique, como gotas de rocío. 






Es un hecho empírico, compruébalo por ti mismo: todo el que se acerca a La Primavera experimenta un nuevo ímpetu. Será por la conjunción de los astros o por la eterna sucesión de las edades del hombre... Ni idea, sólo sé que renueva el espíritu por dentro y por fuera.






 Creo en la alquimia del aire, en la eclosión de luz en el curso de las estaciones. El espacio y el tiempo no son barreras sino meras coordenadas en una encrucijada de caminos. Boticelli recreó maravillosamente la alegoría clásica del Renacer. Y si ocurre ante nosotros algo tan maravilloso, sería estúpido darle la espalda. 





 Porque el planeta gira, se suceden las estaciones. Y los años. Y los siglos. Y persiste la flor...
Como dijo Heráclito, el Oscuro de Efeso: "En el círculo se confunden el Fin y el Principio"
El Tiempo no pasa, sino el Amor. Porque puestos a mirar... Bien mirado, lo demás no importa. 










16 comentarios:

  1. lei de principio a fin, y no niego que mientras leía me quede observando la belleza de Primavera, tanto la imagen original y la digitalizada; realmente entrega un estado de calma, muy completa la entrada del día de hoy

    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Carlos, entonces la visita te resultó grata. Leí sobre Boticelli y su encargo imposible y me pareció bastante poético. Además, en tu tierra ¡sí que es primavera! Qué envidia :)
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Mere... Hoy nos has traído a uno de los grandes del Renacimiento
    Trabajar sobre un mismo lienzo durante años es mucho trabajar... creo que el resultado lo vale
    Ese fondo arbolado, el bosque... Venus, en el centro, Cupido arriba de ella... la Primavera, a la derecha
    Solo cambiaría una cosa... yo a Cupido lo pintaría muy adulto y sin los ojos vendados... siempre lo he imaginado así
    Pierfrancesco pidió un amuleto contra el envejecimiento... no pidió ser inmortal
    Creo que, aunque no hubiese sufrido el atentado, hubiese muerto a una edad lógica... con aspecto joven
    La primavera es una estación maravillosa... todo renace, la magia está muy presente
    Esta entrada tuya también me ha parecido maravillosa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mela. Así es, hoy viajamos al renacimiento.
      Trabajar tantos años sobre la misma obra tiene que ser agotador, yo no podría. No tengo paciencia, me marchitaría.
      Me gusta tu Cúpido, me inspira más confianza que un ángel novato en pañales. Quiero creer que este sabrá lo que se hace y no irá soltando flechas al tún-tún sino con un poco de criterio.
      También tiene sentido un Pierfrancesco mortal pero de aspecto joven, es con lo que todos soñamos.
      La primavera es innata a la tierra, al ciclo de la vida. Tiene algo de mágico, muy apegada a la natura.
      Me encanta que sea de tu agrado, Mela, así me perdonas por los sesos de mono. Soñaba con hacer del blog un lugar de encuentro, para compartir y crecer juntos. Con tan grata compañía, creo que lo he conseguido :D
      Un beso

      Eliminar
  3. Hola Mere,

    Esta entrada toca una parte de la historia y el arte italiano muy importante y de la que tengo pendiente empaparme. Este ha sido un buen comienzo. El cuadro es muy bonito y su nombre, Primavera, es mi estación favorita.
    Esta obra debe estar llena de secretos. Algunos indescifrables. El mensaje que contiene seguro que a mi me hubiera pasado desapercibido al no saber leer las obras de arte pero me resulta apasionante.
    No conocía el trágico final de Lorenzo "el Magnífico". Y es lo que dices, un amuleto contra el envejecimiento no te salva de la muerte.
    Me gustará profundizar en todos Los Medici y me acordaré de ti cuando lo haga :)

    Muy buena entrada. Interesante, mágica... Y lo mejor es que siempre aprendo algo :).

    P.D: Me ha encantado la cita que has mencionado de Heráclito, el Oscuro de Efeso: "En el círculo se confunden el Fin y el Principio".
    El Tiempo no pasa, sino el Amor.

    Un beso.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Leo. El renacimiento es luz, curiosidad, descubrimiento. No es mala época para vivir, siempre que nos asignen un palacio en el lote :) El mensaje secreto es verídico, lo descubrí casualmente leyendo. En cambio, sobre su asesinato ya no hay tantas pruebas. Puede estar un poco novelado, claro que en aquella época estaba a la orden del día y además, me venía para confirmar mi teoría como anillo al dedo ;)
      Si te interesa aquella época, podrías leer Bomarzo de Manuel Mújica Láinez, a mi padre le encantó, era uno de sus libros favoritos.
      Heráclito, el Oscuro... Seguro que guardaría más de un secreto.
      El Tiempo no cuenta, sino el Amor... Cuando miras atrás, las fechas, los números... Son irrelevantes. La vida es una sucesión de actos de afecto ¿verdad? Nada importa, sino los seres queridos :)

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me apunto el libro ahora mismo.
      Tengo pendiente alguno sobre los Medici, los Borgia,... Muchos libros por leer y poco tiempo. A veces el estrés te quita hasta el ánimo y todo. Lo bueno es que cuando me pongo, me relajo. Me transporto al mundo del libro y no pienso en nada más. Esas sensaciones las conoces muy bien, verdad? :)

      Eliminar
    3. Añoro tus comentarios sobre libros, los espero como agua de mayo. Me gustan porque te implicas en la trama, tomas partido, lees el corazón. Encuentra momento para leer, es el mejor complemento vitamínico. Además, no lo desprecies, tienes un don. Ante nosotras se abren puertas a otros mundos. No todo el mundo sabe VIAJAR de la mano de un libro con la intensidad con que lo hacemos tú y yo :)

      Eliminar
    4. No puedo dejar que las obligaciones, la rutina y las prisas del día a día disminuyan mis ganas de leer y comentar los libros ;)

      Eliminar
    5. Claro, Leo. Por ti y por tu condiscípula aquí presente. Pasamos de Red-Bull, es leer lo que nos da alas :)

      Eliminar
  4. Hola Mere, Siempre me gusta leerte, pero hoy más, no quería que se terminara la entrada.
    La primavera es mi estación favorita y aunque conocía este cuadro de Boticelli, nunca me había parado a contemplarlo en todo su significado. Qué bien estudiado lo tenía todo!! Me ha encantado tu explicación y el vídeo.
    Bueno, y a Pierfrancesco vaya si lo protegió del paso del tiempo...como que no sufrió la vejez, je! Esto parece la respuesta de la bruja de Endor a Saúl sobre si ganaría la batalla: "Vencerás no morirás" . Vale, bien, ¿y dónde pone la coma??
    Pero, bueno, mejor no cerremos los ojos y dancemos todos (como en los collages) cual ninfas entre pétalos de flores! mientras se siente la fuerza de la primavera todo es un Renacimiento...¡Que pase el Tiempo pero no el Amor!
    Oh, qué bonito!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María E. Hoy te he sorprendido con un nuevo caso de Mercules Poirot :)
      En aquella época, la Iglesia vigilaba a los artistas y ellos, para eludir la Inquisición, se recreaban en los pequeños detalles. Leonardo también se lo pasaba pipa sembrando sus obras de pistas y acertijos.
      La bruja de Endor era de lo más avispada y tremendamente sutil. ¡Qué maestría! Su respuesta a Saúl, una obra de arte. Seguro que tenía respuestas para todo. Si hace las delicias de una coma, imagina qué no haría con una diéresis o con los puntos suspensivos ;) Me encantaría ser tan ocurrente, pero si hay que ser bruja en el pack, entonces mejor que no.
      Sí, dancemos. Sueño con escenificar algún cuadro, en EEUU lo hacen mucho, incluso en los colegios.
      El tiempo no importa, el amor sí. Miramos atrás y nos topamos con personas, no con números. Los recuerdos son de afectos e ilusiones, ajenos a las centurias :)
      Un besote.

      Eliminar
  5. Magníficos los detalles, los del cuadro y los que tú compartes, a tu manera, con tu mirada. Sería un lujazo ir contigo de museos (que por cierto, este sábado voy a Madrid a ver una exposición de Kandinsky) :)

    Un abrazo primaveral

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has pillao, disfruto contando las cosas a mi manera y fantaseando un poco. Algo así como un bardo cantamañanas del siglo XXI.
      Tú visita a Madrid, una gran noticia. Te escribo en privado por si podemos coincidir un ratito :D

      Un abrazo de buganvillas.

      Eliminar
  6. Me encantan las historias que hay detrás de los cuadros o de sus artistas y la de este cuadro no la conocía. Muy curiosa además me has recordado que hace tiempo que no me paso por el museo de bellas artes. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me apasionan las historias que esconden los cuadros, estoy leyendo La cena secreta de Javier Sierra y como está llena de pinturas con acertijos estoy disfrutando de lo lindo.
      Sí, tenemos que visitar más museos, empaparnos de arte y siglos... Lo difícil es encontrar el momento.
      Un beso.

      Eliminar

Si te gusta la entrada, te animo a dejar tu opinión. Responderé encantada a los comentarios cada 12 horas, a 1ª hora de la mañana y de la noche.
Hasta pronto!